Ir a contenido

Conflicto armado

Yemen: Civiles sufren por los enfrentamientos en la ciudad de Hodeida

Este país es el más pobre del mundo árabe y ahora se encuentra en medio de una sangrienta batalla que ha dañado aún más a su población

El periódico

HUDEIDA  YEMEN  - Fuerzas gubernamentales yemenies participan en toma de posiciones en la ciudad portuaria de Al Hudeida en el oeste del Yemen  EFE  Stringer

HUDEIDA  YEMEN  - Fuerzas gubernamentales yemenies participan en toma de posiciones en la ciudad portuaria de Al Hudeida en el oeste del Yemen  EFE  Stringer / EPA

Combatientes progubernamentales y rebeldes hutíes volvieron a enfrentarse alrededor de la ciudad portuaria yemení de Hodeida, en poder de los insurgentes, donde cientos de miles de civiles podrían quedar atrapados en medio de la escalada de violencia.

Los sangrientos enfrentamientos representan ahora una amenaza de muerte para casi 60 niños internados en un hospital, alertó la Unicef. "Los intensos combates en la ciudad portuaria de Hodeida se están acercando peligrosamente al hospital Al Thawra, lo que pone en peligro de muerte a 59 niños, 25 de los cuales están en cuidados intensivos" indicó el Fondo de la ONU para la Infancia en su comunicado.

Cinco días de enfrentamientos entre fuerzas leales al gobierno, apoyadas por una coalición bajo mando saudita y rebeldes respaldados por Irán, causaron al menos 150 muertos en ambos bandos. Este balance parcial incluye los cuerpos de 49 hutíes trasladados a dos hospitales de Bajil, un barrio de Hodeida (en el oeste de Yemen), según los médicos.

Los rebeldes confirmaron, a través de su canal de televisión Al Masshira, que los combates acompañados de ataques aéreos, fueron intensos. Según esta televisión, los hutíes respondieron "atacando a los invasores y los hipócritas en el litoral" del mar Rojo, donde se ubica Hodeida.

Crisis humanitaria

La coalición antirrebeldes, liderada por Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, aseguró que no tenía ninguna intención de lanzar una ofensiva total sobre esta ciudad y precisó que las operaciones en curso estaban destinadas a "ampliar los perímetros de seguridad en algunas zonas".

Los responsables de las fuerzas progubernamentales yemeníes, hablaron por su parte de intentos de cercar la ciudad y de cortar las vías de suministro de los hutíes. Esta escalada se produce en un momento en el que se agrava la crisis humanitaria en Yemen, donde 14 millones de personas están amenazadas por la hambruna según la ONU, que intenta además relanzar las negociaciones de paz.

La organización Save the Children consideró que la "grave escalada" en Hodeida "puede provocar que decenas de miles de niños queden bajo la línea de fuego e impedir la distribución de alimentos y medicamentos". Cerca de las tres cuartas partes de la ayuda humanitaria que llega a Yemen lo hace a través del puerto de Hodeida.

La oenegé Norwegian Refugee Council compartió la misma preocupación y advirtió que el recrudecimiento de los combates podría "deteriorar aún más el acceso de los civiles a la ayuda". Desde 2015, la guerra causó unos 10.000 muertos y más de 56.000 heridos, según la Organización Mundial de la Salud, aunque varios responsables humanitarios hablan de un balance mucho más elevado.

Se debilitan las relaciones

El caso del periodista saudita Jamal Khashoggi, asesinado el 2 de octubre en el consulado de su país en Estambul, debilitó la diplomacia de Arabia Saudita. Washington presionó a Riad la semana pasada para acelerar un proceso político en Yemen, mientras las televisiones sauditas difundieron imágenes del príncipe heredero Mohamed bin Salmán visitando a soldados heridos en un hospital de Riad, a los que rindió homenaje por su "valor", precisó la agencia oficial SPA.

Pero desde hace varios meses, la coalición antirrebeldes da la impresión de estar en un punto muerto militar y el país está prácticamente dividido en dos, con las fuerzas progubernamentales controlando el sur y una buena parte del centro y con los rebeldes en el norte y zonas del oeste.

Además de Hodeida, los hutíes controlan la capital, Saná, desde finales de 2014, pero ahora el gobierno, que se replegó en Adén (sur), intenta desesperadamente salvar la economía en quiebra. El gabinete se reunió por primera vez  con el nuevo primer ministro Main Said y aprobó la formación de un comité encargado de fijar el presupuesto para 2019. De ser aprobado, se tratará del segundo adoptado desde 2014.

Yemen, el país más pobre del mundo árabe, es actualmente el escenario de lo que la ONU calificó de peor crisis humanitaria del planeta y la Unicef se refirió por su parte a un "infierno sobre la Tierra" para millones de niños.