Ir a contenido

ORDEN DE LA FISCALÍA

Keiko Fujimori, detenida en Perú por blanqueo de capitales

La resolución judicial detalla que la decisión de detenerla se tomó por la "evidencia grave de peligro de fuga" por parte de la líder opositora peruana

El fujimorismo lanzó amenazas contra el Congreso y el Gobierno por el arresto de su líder

Abel Gilbert

Keiko Fujimori. 

Keiko Fujimori.  / MARIANA BAZO (REUTERS)

Los Fujimori enfrentan desventuras inesperadas en Perú. Alberto, el exautócrata, debe volver a prisión porque la justicia anuló su indulto. Y este miércoles, su hija y líder del partido opositor Fuerza Popular, Keiko, ha sido detenida por orden del juez Richard Concepción Carhuancho, a petición de la Fiscalía de Lavado de Activos de Perú. Las imágenes del Canal N de televisión que muestran como Keiko fue es arrestada  tras acudir al tribunal para ser interrogada provocaron la furia del fujimorismo. Dos veces candidata a presidente en nombre de su padre, y ex Primera Dama durante su segundo mandato, Keiko quedó involucrada en las investigaciones por presunto blanqueo de dinero junto a su esposo, el norteamericano Mark Vito, quien por ahora no ha quedado detrás de las rejas."Esta injusticia ha llegado a su punto máximo", dijo el marido y consideró que su esposa sufre "una persecución política" desde el año 2000, cuando Alberto Fujimori abandonó el país, dimitió por fax y se refugió en Japón, para luego aterrizar en Chile, donde fue extraditado en 2007. Según Radio Programas, la emisora más escuchada de ese país, el ex gobernante (1990-2000), quien se encuentra en una clínica limeña a la espera de cumplir la orden de retornar a la cárcel, quedó “muy afectado” tras enterarse de lo ocurrido con la responsable de sostener su proyecto político.

El juez ordenó una "detención preliminar" durante diez días junto a otras 19 personas, entre ellas los exministros Jaime Yoshiyama y Augusto Bedoya, y presuntos intermediarios en aportes de  Odebrecht a la campaña electoral de Keiko. La constructora brasileña también arrastró en su desgracia política al presidente Pedro Pablo Kuczynski, quien dimitió antes de ser echado por un Congreso dominado por Fuerza Popular. El magistrado detalló que su decisión se tomó por la "evidencia grave (de) peligro de fuga de parte de Keiko porque ha constituido una organización criminal en el interior del partido político Fuerza 2011", como se llamaba hace siete años su actual ogrupación. Agregó que esa presunta organización criminal "tenía entre sus fines obtener el poder político y, por consecuencia, tiene un nivel de influencia e interferencia en el Poder Legislativo y Poder Judicial".

La abogada de la hija del exautócrata , Giuliana Loza dijo que se trata de "una resolución arbitraria y abusiva", porque su defendida había acudido al tribunal en "estricto cumplimiento" de las órdenes judiciales."Es una resolución que no tiene sustento alguno".

AMENAZAS

En declaraciones a Canal N, el ex presidente del Congreso Luis Galarreta, también fujimorista, cuestionó severamente el dictamen de Concepción Carhuanchoy lo calificó de “cobarde” y manifestó: “Se viene el cierre del Congreso. Que la comunidad internacional y los embajadores que están ahora en nuestro país vayan alertándose que aquí se viene un golpe de Estado”, dijo. 

El diputado Carlos Bruce, un histórico opositor a Fujimori padre descartó la posibilidad de una interrupción institucional. "Creo que la posibilidad de un golpe de estado en el Perú es muy remota, las personas que lo hicieron acabaron detenidos. Así que es una posibilidad que yo descarto", dijo.

Veronika Mendoza, quien compitió contra Fujimori y PPK en las últimas elecciones presidenciales con una coalición de izquierdas, expresó su anhelo de que, esta vez, los tribunales actúen con firmeza. "En el Perú siempre hubo poderosos intocables que nunca respondían por sus delitos. ¿Será que por fin la Justicia empieza a medir a todos con la misma vara sin importar el cargo, la billetera o el apellido? Ojalá", escribió en twitter.