Ir a contenido

Putin y Erdogan acuerdan una zona desmilitarizada en Idleb

Los dos dirigentes frenan la ofensiva del Gobierno sirio sobre el útlimo bastión opositor

La desión supone una importante victoria política para el presidente turco

EFE

Recep Tayip Erdogan (iquierda) y Vladimir Putin, en Sochi.

Recep Tayip Erdogan (iquierda) y Vladimir Putin, en Sochi. / AP / Alexander Zemlianichenko

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, han alcanzdo un acuerdo para crear una zona desmilitarizada en Idleb, que de momento suspende la anunciada ofensiva del Gobierno sirio contra la provincia, que tenía el respaldo del Kremlin.

A la salida de una reunión que duró más de cuatro horas en el balneario de Sochi, Putin anunció que la zona militarizada será de de hasta 20 kilómetros de ancho y dividirá las posiciones de las tropas gubernamentales sirias y la oposición armada respaldada por Turquía.

El último bastión opositor

El ministro de Defensa ruso, Serguéi Shoigú, precisó al responder a los periodistas que ese acuerdo suspende los planes del Gobierno de Damasco para lanzar una ofensiva contra la provincia de Idleb, último bastión de la oposición siria en el que también se cobijan miles de yihadistas.

"A propuesta del presidente de Turquía, (se ha acordado) replegar hasta el 10 de octubre de esa zona (desmilitarizada) el armamento pesado, tanques, sistemas de artillería de los grupos opositores", ha subrayado Putin. Según el jefe del Kremlin, el acuerdo compromete a Turquía a "retirar de la zona desmilitarizada a todos los combatiente radicales, incluidos los del Frente al Nusra".

"Junto a Rusia emprenderemos todos los esfuerzos para liquidar a todos los grupos radicales en ese territorio", ha afirmado Erdogan. El acuerdo y la suspensión de la ofensiva suponen una gran victoria para el líder turco,  que había dejado claro que no retiraría a sus tropas de la provincia de Idleb.

Al comparecer ante la prensa, Putin admitió que las conversaciones con su colega turco fueron "tensas", pero le agradeció el resultado logrado tras un trabajo "constructivo".  

Los ministros de Defensa de Rusia y Turquía, que participaron en las conversaciones, firmaron en presencia de Putin y Erdogan un memorando que recoge el acuerdo alcanzado entre los dos líderes. Los términos del acuerdo serán trasladados en las próximas horas al Gobierno del presidente sirio, Bachar al Asad, señaló Shoigú.

"En general, esta postura está respaldada por los dirigentes de Siria. Pronto celebraremos consultas con los dirigentes sirios", aseguró al respecto Putin.

La provincia de Idleb, fronteriza con Turquía, acoge a unos tres millones de personas, entre ellas un buen número de opositores desplazados de antiguos feudos insurgentes que ya fueron conquistados por las fuerzas gubernamentales sirias. Ankara argumenta que una ofensiva militar contra esa región podría significar una catástrofe para la población civil y desencadenar una nueva oleada de refugiados que intentarían ponerse a salvo en Turquía.

0 Comentarios
cargando