Ir a contenido

FINANCIAMENTOS INTERNACIONALES

China ofrece otros 60.000 millones de dolares en inversiones a África

Pekín fortalece su presencia en África y se niega a participar en la diplomacia de la "trampa de la deuda"

Agencias

El presidente chino, Xi Jinping, durante la cumbre con los líderes africanos. 

El presidente chino, Xi Jinping, durante la cumbre con los líderes africanos.  / NICOLAS ASFOURI (EFE)

El presidente chino, Xi Jinping, ha ofrecido otros 60.000 millones de dólares de financiación en el continente africano, agregando que las empresas chinas serán alentadas a invertir no menos de 10 mil millones de dolares en los próximos tres años. Sin embargo, Pekín también ha asegurado de que los fondos no son destinados a "proyectos de vanidad", sino para construir infraestructuras y empujar el desarrollo del territorio. 

En la apertura de una importante cumbre con líderes africanos, Xi ha prometido un crecimiento que la gente podría ver y tocar, siendo al mismo tiempo verde y sostenible. El objetivo es de reafirmar las relaciones entre las regiones y fortalecer el papel de África en la iniciativa de Xi, "Belt and Road", para unir por mar y tierra a China con el sudeste y el centro de Asia, Oriente Próximo, Europa y África a través de una red de infraestructuras modelada en la antigua Ruta de la Seda.  

La renovada oferta del gigante asiático hace parte de este plan, por lo cuál China ya prometió 60 mil millones en la cumbre en Sudáfrica hace tres años. El presidente chino precisó que, de los nuevos 60.000 millones de dólares, 15 mil millones destinados a ayuda, préstamos sin intereses y en condiciones favorables, 20 mil millones entrarán en una línea de crédito, y 10.000 millones harán parte de un fondo especial para el desarrollo conjunto de China y África. Además, se establecerá otro fondo especial de 5.000 millones para las importaciones de África. 

Trampa de la deuda

China defiende la continuación de los préstamos a África sobre la base de que el continente aún necesita un desarrollo de infraestructura financiado con la deuda. Al mismo tiempo, ha negado participar en la diplomacia de la "trampa de la deuda".  Pekín ha rechazado las críticas por las cuales China solo está interesada en ganar recursos para alimentar su propia economía, los proyectos que financia tienen salvaguardias medioambientales deficientes, y no se utiliza mano de obra africana sino se están importando trabajadores chinos. 

En respuesta Xi dijo que las empresas chinas en África tenían que ser consientes de sus responsabilidades sociales y asegurarse de que las inversiones sirvieran a la comunidad para mejorar su bienestar. "Espero que nuestros empresarios cumplan con las responsabilidades sociales y respecten la cultura y la tradición local", afirmó el mandatario chino. 

China ya prestó al rededor de 125 mil millones al continente africano entre el 2000 y el 2016, según la Universidad Johns Hopkins de Washington. Medios estatales chinos han acusado a Occidente de animosidad tras las críticas al papel prominente de China en África y han rechazado firmemente las acusas de estar forzando a los países africanos a una trampa de la deuda. "En términos de cooperación con China, los países africanos lo saben mejor", ha escrito el periódico sensacionalista de Global Times en un editorial. 

Invitados controvertidos

"Los medios occidentales deliberadamente describen a los africanos como miserables por colaborar con China y parecen haber descubierto grandes noticias al encontrar quejas ocasionales en los medios africanos sobre la cooperación sino-africana", continúa el articulo. Todos los países africanos están representados en el foro empresarial, aparte de Suazilandia, el último aliado africano de Taiwan que hasta ahora siempre ha rechazado las propuestas de China de abandonar Taipei y reconocer a Pekín.

Presidentes africanos presentes incluyen a Cyril Ramaphosa de Sudáfrica, Abdel Fattah al-Sisi de Egipto, Edgar Lungu de Zambia y Ali Bongo de Gabón. Hay algunos invitados controvertidos, como el presidente de Sudán, Omar al-Bashir, que ha estado en el poder durante casi 30 años y que es buscado por la Corte Penal Internacional (CPI), de que China no es parte, por crímenes de guerra, asesinatos y persecuciones en la provincia sudanesa de Darfur entre el 2003 y el 2008. Xi comentó que las "fuerzas extranjeras" no deberían interferir en los asuntos internos de Sudán. "China siempre ha tenido reservas sobre las acusaciones y el orden de arresto de la Corte Penal Internacional contra el presidente de Sudán", dijo la portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Hua Chunying.

Temas: África China

0 Comentarios
cargando