Ir a contenido

presunta corrupción

Cristina Fernández autoriza que la justicia argentina registre sus casas

La investigación intenta determinar si la expresidenta guarda dinero relacionado con la trama de sobornos en la obra pública

Miles de personas piden en Buenos Aires que la exmandataria pierda sus fueros parlamentarios para poder ser juzgada

Abel Gilbert

Manifestación en Buenos Aires contra la expresidente Cristina Fernández de Kirchner.

Manifestación en Buenos Aires contra la expresidente Cristina Fernández de Kirchner. / AP / GUSTAVO GARELLO

La senadora Cristina Fernández de Kirchner ha aceptado finalmente que la justicia allane tres de sus viviendas en el marco de la investigación sobre una trama de millonarios sobornos en la obra pública durante su mandato y del difunto Néstor Kirchner, entre 2003 y 2015. Horas antes de que el Senado debatiera si avalaba la presencia judicial en esos domicilios, miles de personas simpatizantes del Gobierno de derechas pidieron en la calle que la expresidenta pierda sus fueros parlamentarios. Fernández de Kirchner ha dicho que con su decisión busca “terminar con el show” de la búsqueda de bolsos con dinero que le atribuyen en las denuncias.

El descubrimiento de las fotocopias de ocho cuadernos escolares en los que el exsargento Oscar Centeno describió la presunta trama de negocios ilícitos mientras manejaba el auto de un subsecretario de Estado, sacude a parte de la opinión pública. Centeno quemó los cuadernos y al juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli no les parece relevante someter al autor a una pericia caligráfica ni saber cuándo ha escrito con lujo de detalle esos textos.

La causa tiene 43 imputados y 12 arrepentidos, entre ellos poderosos empresarios de la construcción y exfuncionarios que no se privaron de nombrar a la expresidenta en sus testimonios. También aparecen familiares y hombres de negocios cercanos a la familia Macri.

 “Ladrona”, “Devuelve lo robado”, se leía en algunas pancartas de los manifestantes progubernamentales que protestaron frente a los tribunales. La marcha fue convocada en las redes sociales por funcionarios cercanos al secretario de Medios, Hernán Lombardi, según el diario 'Clarín', y con el propósito de presionar al Senado en las vísperas de su debate sobre el allanamiento.

Sin cámaras

La expresidenta ha querido adelantarse a los hechos y ha pedido que las imágenes de los investigadores en sus propiedades no sean luego objeto de “difusión mediática con intencionalidad política”. En ese sentido, ha solicitado al Senado que garantice que no va a haber cámaras de televisión ni fotográficas, que se permita la presencia de sus abogados y un legislador designado por ella y que “se resguarden los objetos de uso personal”. Kirchner está convencida de que el escándalo de los cuadernos, con sus relatos laterales sobre bóvedas secretas con enormes sumas de dinero, solo buscan sacarla del juego político de cara a los comicios del 2019. “Las cosas en esta Argentina: todo vale con tal de no hablar y no mostrar lo que está pasando con la economía y la vida cotidiana de nuestros compatriotas”.

A esas horas y a pocas calles de donde se desarrollaron las manifestaciones, en lo que se conoce como el corazón financiero de la capital, circularon otro tipo de rumores inquietantes que tenían que ver con la capacidad de Argentina de hacer frente a sus compromisos con los acreedores externos. De acuerdo con el diario 'Ámbito Financiero',  Mauricio Macri en persona se presentará en Wall Street para desmentir las versiones apocalípticas sobre una inminente crisis de la deuda. El mandatario aprovechará su inminente viaje a la ONU para decirle al mundo de las finanzas que su  Gobierno cumplirá con lo pactado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y que 2019 será un año venturoso para la economía.

0 Comentarios
cargando