Ir a contenido

TRAGEDIA EN ITALIA

Atlantia pagará 500 millones a las víctimas de Génova y a los desahuciados de las casas bajo el puente

La empresa se compromete a construir un nuevo viaducto en ocho meses

Los familiares de 19 fallecidos no asistieron a los funerales de Estado para protestar contra los políticos

Rossend Domènech

Funeral de Estado por los fallecidos en el puente de Génova, este sábado.

Funeral de Estado por los fallecidos en el puente de Génova, este sábado. / LUCA ZENNARO (EFE)

Atlantia, responsable del puente hundido de Génova, se comprometió este sábado a ofrecer 500 millones de euros de ayuda económica  a las famílias de las víctimas y a quienes se han visto obligados a abandonar sus viviendas por hallarse en la zona del siniestro. El coloso multinacional especializado en infraestructuras aseguró igualmente que construirá un nuevo viaducto en ocho meses.

Ambos anuncios fueron realizados cuatro días después del trágico hundimiento y poco después de que en Génova se celebrasen unos solemnes funerales oficiales, con la presencia del presidente de la República y el gobierno nacional y la ausencia de los familiares de 19 de las 43 víctimas mortales, que no acudieron para expresar su repudio a las autoridades políticas.

Aliviar el sufrimiento

“Con profunda tristeza en el corazón, compartimos el dolor de las familias de las víctimas”, ha dicho Fabio Cerchiai, presidente de Autostrade, filial de Atlantia, añadiendo que la sociedad hará “cuanto esté en nuestras posibilidades para aliviar sus sufrimientos”.

“Pedimos disculpas, por no haber sido capaces de hacer sentir nuestra cercanía, nosotros, de quienes se espera una ayuda concreta”, dijo poco después Giovanni Castellucci, consejero delegado de la concesionaria. Anunció que, de acuerdo con el municipio y la región, había sido “constituido en el ayuntamiento local  un fondo  para las primeras exigencias de las familias de las víctimas” y que el objetivo es preparar un proyecto “serio y solido” para reconstruir el puente a la mayor brevedad posible.

Fondo de indemnización

 “Ocho meses entre demolición y reconstrucción, con una estructura en acero que tenga un menor impacto sobre el valle de Polcevera”, nombre del torrente que transcurre por debajo del puente hundido. Dado que será necesario derribar 11 edificios también “ha sido pensado un fondo de indemnización para quienes tengan que abandonar sus casas”, ha añadido.

Poco antes en la catedral, Angelo Bagnasco, cardenal de la ciudad, había dicho que “el viaducto no era solo un tramo importante de autopista, sino una vía necesaria para la vida cotidiana de muchos, una arteria essencial para el desarrollo de la ciudad”. “Génova no se rinde”, añadió recordando un eslógan que los mismos genoveses han lanzado en estos días.

“Se trata de una tragedia inaceptable, que ha afectado a todo el país”, dijo el presidente de la República, Sergio Mattarella, poco después de los funerales y antes de visitar los escombros del puente caídos al río y dedicar un tiempo a conversar con los familiares de las víctimas.

La llegada de Mattarella y también del Gobierno arrancó largos y emocionados aplausos de parte de los numerosos ciudadanos que acudieron a los funerales, principalmente cuando entraron los bomberos. El cuerpo ha rescatado hasta el sábado, superando mil dificultades, los cadáveres de 42 personas que el pasado martes fueron engullidas con sus coches, al desplomarse, sin preaviso, casi 200 metros de puente.