Ir a contenido

ataque con drones

Maduro involucra a dos diputados opositores en el atentado fallido

Uno de los parlamentarios ha sido detenido y el otro tiene pedido de detención del Tribunal Supremo

El presidente ha vuelto a vincular con el episodio al expresidente colombiano Juan Manuel Santos

Abel Gilbert

Maduro muestra una foto de Oswaldo Valentín García Palomo, uno de los responsables a los que acusa de la autoría del atentado.

Maduro muestra una foto de Oswaldo Valentín García Palomo, uno de los responsables a los que acusa de la autoría del atentado. / AFP

El presidente Nicolás Maduro acusó a los diputados opositores Julio Borges y Juan Requesens de estar involucrados en el fallido atentado perpetrado en su contra el pasado sábado durante una celebración de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en Caracas. A su vez reiteró que Juan Manuel Santos y la “oligarquía colombiana”, no son ajenos a lo ocurrido. La red conspirativa, dijo, se extiende fuera de Veneuela a “residenciadas en la Florida, Estados Unidos” y del vecino país. Requesens ya ha sido detenido. La Asamblea Nacional (AN), dominada por la oposición, dijo que el legislador ha sido secuestrado y el Gobierno “quiere aprovechar los hechos para continuar la persecución e ir contra todo ciudadano que haga críticas”. Borges también le respondió a Maduro. “Ni el país ni el mundo te creen, todos sabemos que es un montaje. Me has acusado de la guerra económica, de la crisis del efectivo, de la hiperinflación, de la escasez generalizada, de trata de blancas. ¿Y ahora de la farsa del atentado? No engañas a nadie. El único culpable de la tragedia del país eres tú”. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), considerado un apéndice del Gobierno, pidió en la noche del miércoles el arresto de Borges.

El  “magnicidio en grado de frustración”, como lo definió el fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Tarek William Saab, prepara el camino para un nuevo enfrentamiento entre el madurismo y la AN. Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes del Gobierno, anticipó que la ANC aprobará en breve el allanamiento del Congreso porque considera que en el seno del Parlamento se esconde parte de la conspiración. “Viene la justicia y viene con todo”.

OTRAS DENUNCIAS

Juan Carlos Monasterios, un sargento retirado de la GNB que ya había participado de hechos armados antimaduristas, fue señalado como el responsable de la operación y del reclutamiento de 11 personas.  “Se están produciendo allanamientos, pido la colaboración de toda Venezuela para que capturemos lo más pronto posible al resto de los autores materiales del atentado”, señaló.

Al hablarle a Venezuela, Maduro dijo que a los autores les ofrecieron pagarles 50 millones de dólares.  La fiscalía, aseguró, tiene “un sin número de pruebas”. En varias declaraciones de las personas detenidas,  “está señalado Julio Borges, quien vive en una mansión en Bogotá”. Venezuela reclamará su extradición. En cuanto a Requesens , el diario El Nacional, informó de que fue detenido por agentes del servicio de inteligencia.

Pentrita y pólvora

Maduro le pidió a EE.UU que colabore con las investigaciones y la captura de los presuntos autores materiales que no han sido detenidos. El presidente le ordenó a su ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, que se le explique “de manera detallada” a Washington y a las nuevas autoridades colombianas, que Venezuela cuenta con “pruebas que conducen a cómplices y responsables directos del atentado”. Uno de los drones utilizado el 4 de agosto, informó,  estaba cargado con pentrita y pólvora y explotó. El segundo artefacto, que chocó contra un edificio, también explotó y estaba cargado con C4 y pólvora.

En otro momento de su discurso, Maduro confesó estar “sorprendido por el camino que ha tomado buena parte de la oposición” para resolver la profiunda crisis que atraviesa el país. “Se necesita que la lucha política vaya por los caminos del debate de ideas...respetar las reglas de juego de la Constitución”. La AN le respondió: “el abuso de poder no solo pretende amedrentar la lucha política, sino silenciar el descontento popular que ha causado el fracaso del régimen”.