Ir a contenido

medida polémica

Sudáfrica quiere expropiar las tierras de los blancos del 'apartheid'

El Parlamento, dominado por el Congreso Nacional Africano, propone una reforma constitucional que contempla no pagar indemnizaciones

Marcel Gascón / Johannesburgo

Un granjeros afrikaners en su explotación agrícola en Orania, Sudáfrica.

Un granjeros afrikaners en su explotación agrícola en Orania, Sudáfrica. / AP / DENIS FARRELL

El Congreso Nacional Africano (CNA) utilizará su mayoría absoluta en el Parlamento sudafricano para llevar adelante una reforma constitucional que permita expropiar sin indemnización las tierras de aquellos propietarios blancos que se beneficiaron de las leyes racistas del pasado para obtener sus terrenos. Así lo anunció después de meses de mensajes contradictorios el presidente del partido y de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, en una intempestiva declaración la semana pasada que ha provocado la caída del rand respecto al dólar y aumenta la inquietud de la clase empresarial y los críticos con la reforma.

Con votos del CNA y del partido revolucionario y nacionalista negro Combatientes por la Libertad Económica, el Parlamento decidió en febrero evaluar un cambio de las leyes de propiedad para permitir las expropiaciones sin indemnización. El comité -en el que el partido de gobierno tiene mayoría- debe tomar una decisión tras finalizar las tensas consultas ciudadanas que siguen celebrándose sobre el tema.

“Ha quedado pertinentemente claro que nuestro pueblo quiere que la Constitución sea más explícita sobre la expropiación de tierras sin compensación”, dijo Ramaphosa en su anuncio. “El CNA llevará a cabo, a través del proceso parlamentario, la reforma de la Constitución propuesta para dejar claras las condiciones en las que la expropiación de tierras sin compensación puede efectuarse”, añadió. El líder de la oposición, Mmusi Maimane, de la liberal Alianza Democrática, afirmó, por su lado, que el anuncio “contribuye a la desconfianza en la economía”. “Es otro golpe más a los casi diez millones de desempleados sudafricanos”, remachó Maimane.

La declaración de Ramaphosa viene poco después de que se conociera el aumento de las cifra del paro en el segundo trimestre del año, en el que se situó en un 27,2 % frente al 26,7 % registrado al cierre del primero. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha alertado de la incertidumbre sobre el derecho a la propiedad en Sudáfrica creada por el debate sobre las expropiaciones, que según la organización está minando la confianza en una economía estancada que necesita desesperadamente inversiones extranjeras.

Acelerar el proceso

Con este cambio constitucional, el Gobierno pretende acelerar el proceso iniciado con el fin del apartheid en 1994 para aumentar el porcentaje de ciudadanos negros propietarios de tierras. Sudáfrica ha aplicado hasta ahora un sistema de transferencia por el que el Estado compraba las tierras al propietario -que debía aceptar la oferta- para entregarlas después a un nuevo propietario perteneciente al grupo racial históricamente discriminado.

Según datos de la patronal agrícola Agri SA, tres cuarta partes de la tierra en Sudáfrica está hoy en manos de propietarios blancos. En 1994, integrantes de la minoría de origen europeo -que mandó en el país hasta entonces- eran dueños del 87 % de la tierra.

El debate sobre la la tierra es motivo de pasiones enconadas en Sudáfrica, donde la mayoría negra se reclama su dueña legítima y ve en el control blanco sobre los terrenos agrícolas un símbolo de la marginación que ha sufrido durante siglos.

Buena parte de la población blanca -especialmente los afrikáners, tradicionalmente granjeros- teme una reforma agraria radical que lleve a la escasez y a su expulsión del territorio como ocurrió en la vecina Zimbabue y en otros países africanos.

Temas: Sudáfrica

0 Comentarios
cargando