Ir a contenido

CONFLICTO CRECIENTE

Trump escala la retórica de amenazas a Irán

Responde a un discurso de Rohani y le advierte de "consecuencias" históricas

Washington prepara sanciones y una campaña de mensajes en farsi a la población civil

Idoya Noain

El presidente de EEUU, Donald Trump.

El presidente de EEUU, Donald Trump. / LEAH MILLIS (REUTERS)

Es, por ahora, un duelo retórico, vía discursos y tuits, pero la escalada de amenazas en el cruce de mensajes vivido en las últimas horas entre Estados Unidos e Irán exuda un recrudecimiento de tensiones entre los dos países, cuya siempre compleja relación se ha complicado de nuevo desde mayo. Fue entonces cuando el presidente estadounidense, Donald Trump, decidió abandonar el pacto multilateral gestado por Barack Obama y sellado en el 2015, que intentó poner freno al programa nuclear militar de Teherán, abriendo la puerta a la reimposición de sanciones económicas que está previsto que empiecen el 4 de agosto.

El domingo el presidente iraní, Hassan Rohani, pronunció un discurso en el que advirtió a Trump de que "no juegue con la cola del león". "América debe saber que la paz con Irán es la padre de todas las paces y la guerra con Irán es la madre de todas las guerras", añadió. Horas más tarde, 36 minutos antes de la medianoche, Trump usó su cuenta de Twitter para, en las mayúsculas que en comunicaciones digitales equivalen a gritos, lanzar un amenazante mensaje de respuesta. "Nunca jamás amenace a EEUU de nuevo o sufrirá consecuencias que pocos antes en la historía han sufrido", escribió. "Hemos dejado de ser un país que soportará sus dementes palabras de violencia muerte. ¡Sea cauto!", añadía.

El duelo tiene ecos de la enfervorizada batalla dialéctica que hace poco menos de un año empezaron a librar públicamente Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un. Pero así como en 11 meses la relación entre Washington Pyonyang ha evolucionado hasta producir el histórico encuentro de junio entre los dos líderes, hay escasas esperanzas de una evolución similar en el diálogo con Irán. Tanto Arabia Saudí como Israel buscan la alianza de EEUU para rebajar la influencia de Teherán en la región, incluyendo a Siria, uno de los aspectos que Trump pudo tratar con Vladimir Putin en Helsinki, aunque el contenido de esas dos horas de conversación sigue siendo una incógnita.

Negras perspectivas

Antes incluso del tuit de Trump, un discurso de su secretario de Estado, Mike Pompeo, dejo claras las negras perspectivas. En una intervención en la biblioteca y museo Ronald Reagan, en California, el jefe de la diplomacia estadounidense lanzó un duro alegato contra Irán y sus líderes religiosos, políticos, militares y judiciales. No solo les acusó de "hipócritas" sino que los denunció como corruptos, en algunos casos por nombre. "El nivel de corrupción y riqueza entre líderes del régimen muestra que Irán lo dirige algo que se parece más a la mafia que a un gobierno", dijo.

Pompeo anunció un nuevo esfuerzo destinado a hacer llegar el mensaje de Washington a la población civil iraní, entre la que ha crecido el desencanto con la agravada situación económica y con la intensificada persecución de los disidentes. Ese esfuerzo incluirá retransmisiones en farsi en televisión, radio, medios digitales y redes sociales (cuyo acceso limita Teherán).

Tensiones

Pompeo también habló de las sanciones, que tras la salida del pacto nuclear empezarán a reimponerse en un par de semanas en el sector bancario. A estas podrían seguir, en noviembre, las del sector energético, cortando acceso a Irán al mercado del petróleo. Teherán, por su parte, ha renovado sus amenazas de restringir el acceso al estrecho de Ormuz, un pasaje vital por el que circula el 30% del tránsito marítimo mundial de crudo.

Desde Alemania, uno de los países firmantes del acuerdo de 2015 con Irán que intentan mantener vivo el pacto, este lunes el portavoz de Asuntos Exteriores, Christofer Burger, ha pedido "que todas las partes ejerciten contención y desarme retórico". Pero el enfrentamiento prosigue. Desde Irán se ha acusado a EEUU de estar librando una "guerra psicológica". Sarah Huckabee Sanders, la portavoz de la Casa Banca, ha asegurado que son los iranís quienes están “incitando” las tensiones.

0 Comentarios
cargando