Ir a contenido

El Senado de EEUU concluye que Rusia interfirió en la campaña electoral

El comité de inteligencia, controlado por los republicanos, rompe con sus colegas conservadores en la Cámara Baja

Idoya Noain

El presidente de los EEUU, Donald Trumps, durante un acto en Washington

El presidente de los EEUU, Donald Trumps, durante un acto en Washington / CARLOS BARRIA (REUTERS)

El Comité de Inteligencia del Senado de Estados Unidos ha ratificado este miércoles las conclusiones que ya alcanzó la comunidad de inteligencia cuando determinó que Rusia interfirió en las últimas elecciones presidenciales para intentar que ganara Donald Trump. En un comunicado conjunto emitido por el republicano Richard Burr, que preside el comité de mayoría conservadora, y el demócrata Mark Warner, líder de la minoría progresista, se asegura que tras 14 meses de trabajo el personal del comité ha determinado que "las  conclusiones (de la comunidad de inteligencia) eran precisas y correctas". Se afirma, asimismo,  que "el esfuerzo ruso fue exhaustivo, sofisticado y ordenado por el propio presidente (Vladimir) Putin con el propósito de ayudar a Donald Trump y dañar a Hillary Clinton".

Esa última conclusión (que la finalidad del empeño del Kremlin era llevar a la Casa Blanca a su actual inquilino) abre una brecha dentro del partido republicano. Y es que el mes pasado el Comité de Inteligencia de la Casa de Representantes, también controlado por los republicanos, cerró su propia investigación de la injerencia rusa sin negar que Putin quisiera dañar a Clinton pero sí cuestionando que quisiera ayudar a Trump. Los conservadores, además, criticaron a la comunidad de inteligencia diciendo que  había mostrado "fallos significativos" en su análisis. Y, lo que fue más importante para respaldar a Trump, alcanzaron la conclusión de que no había habido confabulación con Moscú de la campaña o el equipo del presidente. Los demócratas en ese comité de la Cámara Baja, en minoría, no respaldaron ese informe final y prometieron seguir estudiando la cuestión por su cuenta.

En el Comité del Senado sí hay unidad entre los legisladores de los dos partidos y en su caso no han acabado aún las pesquisas, que también abordan la cuestión de la potencial colusión (a la que no se hace referencia aún en las conclusiones anunciadas este miércoles). Se espera que acaben el trabajo para final del verano y entonces presentarán sus conclusiones y recomendaciones. Mientras, continúa también la investigación que dirige el fiscal especial, Robert Mueller, que Donald Trump ha denostado repetidamente como una "caza de brujas".

La polémica reunión del hijo de Trump

Uno de los puntos que investiga Mueller es la reunión que mantuvieron el 9 de junio de 2016 en la Torre Trump de Nueva York el hijo mayor del entonces candidato, Donald Trump Jr, así como el yerno y ahora asesor del presidente Jared Kushner y el entonces jefe de campaña Paul Manafort con una abogada rusa, Natalia Veselnitskaya, en la que Trump Jr. esperaba recibir material comprometedor sobre Hillary Clinton. Y este miércoles precisamente el Comité Judicial del Senado ha hecho públicas más de 2.000 páginas con las transcripciones de los testimonios que escuchó, a puerta cerrada, sobre esa reunión de algunos de sus participantes (Kushner solo envió un comunicado y Manafort, imputado por Mueller, se negó a declarar).

Aunque no hay grandes revelaciones en los documentos, confirman muchas informaciones publicadas hasta ahora sobre ese encuentro, que inicialmente el hijo de Trump y la Administración intentaron describir como una reunión con el objetivo de hablar sobre adopciones. Se confirma, además, que el hijo de Trump estaba ansioso por obtener "cualquier cosa sobre Hillary". Y en su propio testimonio ante el comité dejó entrever que su padre pudo haber participado en la elaboración del comunicado inicial en el que se dio la versión falsa del encuentro sobre las adopciones.  Se ha revelado también que el equipo de Trump trató luego de coordinar y controlar la respuesta de los participantes rusos en el encuentro ante la presión mediática que se disparó al salir a la luz el encuentro. 

El propio Trump Jr. dejó muchas preguntas sin contestar o dijo no recordar muchas cosas. Una de ellas es si su padre tiene un número bloqueado y si fue a él a quien llamó tras hablar unos días antes de la reunión con Emir Agalarov, un cantante pop ruso e hijo del empresario Aras Agalarov, que tiene buenas relaciones con Vladimir Putin. El cantante fue quien promovió la reunión y vendió a Veselnitskaya como una abogada "muy bien conectada" con el Kremlin.

0 Comentarios
cargando