Ir a contenido

A MEDIADOS DE LOS AÑOS 90

Kim Jong-un usó un pasaporte brasileño falso para poder viajar a países occidentales

El líder norcoreano y su padre, que tenían documentos falsos expedidos por la embajada brasileña en Praga, podrían haber viajado con ellos a Brasil, Hong Kong y Japón

Adrián Foncillas

Fotocopia del pasaporte brasileño falso de Kim Jong-un.

Fotocopia del pasaporte brasileño falso de Kim Jong-un. / REUTERS

Existen pocos rostros más improbablemente brasileños que el de Kim Jong-un. A esa corte de los milagros posmoderna que funde lo inverosímil con lo veraz solo le faltaba un pasaporte brasileño a nombre del dictador. Ya lo tiene. Tanto él como su padre, Kim Jong-il, poseían a mediados de los noventa sendos pasaportes brasileños con los que habrían intentado conseguir visados para viajar por el mundo. En las fotografías, publicadas por la agencia Reuters, el actual dictador figura con el nombre de Josef Pwag y nacido en Sao Paulo. Su padre aparece como Ijong Tchoi.

Fotocopia del pasaporte brasileño falso de Kim Jong-un. / REUTERS

Se desconoce qué uso concreto tuvieron los pasaportes y si llegaron a engañar a algún agente de inmigración. Parece improbable. Kim Jong-un era aún desconocido pero su padre ya encabezaba entonces la lista de dictadores mediáticos. Se aprecian sus esfuerzos por dar el pego al sustituir sus trajes típicos coreanos por un conjunto de americana y corbata occidental. Pero conserva ese icónico tupé lisérgico que habría hecho saltar todas las alarmas.

“Esto muestra el deseo por viajar y sugiere los intentos de la familia por conseguir una posible ruta de escape”, señala una de las fuentes occidentales anónimas consultadas por Reuters. El país sufrió en aquellos años una dura hambruna que mató a millones de norcoreanos y los rumores de un colapso inminente han sido habituales desde que murió el abuelo y fundador del país, Kim Il-sung. Los pasaportes habrían servido para viajar a Brasil, Hong Kong y Japón.

Fotocopia del pasaporte falso de Kim Jong-il. / REUTERS

La revelación ha colocado en una situación complicada a Brasil, que ya fuera un destino elegido por algunos nazis en el siglo pasado. El país sudamericano está investigando cómo esos pasaportes fueron expedidos en su embajada de Praga. La libreta o soporte físico es real, asegura la agencia.

Es conocida la pulsión falsificadora del régimen. En el siglo pasado inundó el mundo de billetes de 100 dólares y forzó a Washington a reforzar sus signos de seguridad. También acumula experiencia con los pasaportes. Kim Jong-un, cuando era niño, visitó Tokio con un documento brasileño, según el diario japonés 'Yomiuri Shimbun'. Y su hermano mayor perdió el favor paterno para heredar el trono tras ser detenido con un pasaporte falsificado en Tokio cuando se dirigía a Disneylandia

0 Comentarios
cargando