Ir a contenido

CONTROVERSIA EN FRANCIA

La última provocación de Jean Marie Le Pen

En el primer tomo de sus memorias, el fundador del Frente Nacional defiende a Pétain y dice que siente lástima por su hija Marine

Eva Cantón

Jean-Marie Le Pen, en mayo del 2016.

Jean-Marie Le Pen, en mayo del 2016. / REUTERS / VINCENT KESSLER

A Marine Le Pen se le complica el Congreso de refundación que el Frente Nacional (FN) celebrará el próximo 10 de marzo en Lille. Su liderazgo se ha ido debilitando a marchas forzadas desde la derrota electoral en las presidenciales del pasado mayo, pese a tener a su favor el viento populista procedente de Europa y de Estados Unidos. Florian Philippot, exnúmero dos del FN e inseparable mano derecha de Marine hasta hace unos meses, acaba de lanzar su propia formación política para robarle el electorado más euroescéptico, decepcionado por la ambigüedad de Le Pen sobre la salida de Francia del euro. Y los demonios familiares surgen de nuevo.

Su sobrina, Marion Maréchal Le Pen, retirada de la vida política desde el triunfo de Emmanuel Macron, reaparecerá este jueves en Washington como estrella invitada en la conferencia de la derecha conservadora norteamericana, y su padre, Jean Marie Le Pen, que a sus 90 años mantiene intacta su adicción a las provocaciones, publica el primer tomo de sus memorias el 1 de marzo. "Un puro azar", dice irónicamente el interesado.

La primera parte

En la primera parte de 'Hijo de la nación', Le Pen repasa el periodo que va desde su infancia hasta la fundación del FN en 1972 con los neo-fascistas de Orden Nuevo. En sus 60 años de vida política, Le Pen ha conocido tres repúblicas y toda una galería de presidentes,  desde Charles de Gaulle hasta Nicolas Sarkozy, pasando por François Mitterrand y Jacques Chirac. Participó en la guerra de Indochina, en la de Argelia, en la expedición de Suez, contribuyó al ascenso de la extrema derecha en Francia y tiene escaño en el Parlamento Europeo.

En los extractos de la obra adelantados este miércoles en exclusiva por 'Le Parisien' y 'Le Point', Le Pen hace pocas revelaciones pero se mantiene fiel a una versión de la historia de Francia que está en el origen de la ruptura con su hija Marine, escenificada en el 2015. Reitera, por ejemplo, que el mariscal Pétain, al frente del Gobierno colaboracionista de Vichy, actuó con honor, y que el general de Gaulle fue poco menos que un arribista.

"El mariscal tuvo la aplastante responsabilidad de adaptarse para que 40 millones de compatriotas pudieran sobrevivir. Se puede discutir la política de colaboración, sus errores y sus excesos, a condición de que se examinen los errores y los excesos de todos. Pero eso no cuestiona lo que acabo de describir", sostiene. "Pétain –continúa- no faltó al honor al firmar el armisticio".

Le Pen cree, igualmente, que con sus llamadas a la resistencia desde Londres, De Gaulle situó al enemigo en Vichy "y no en Berlín". "Los franceses se dirigían a los franceses para mostrar el odio hacia el mariscal, más que a Hitler. Eso me aterró. No entendí por qué. Sin embargo, la razón fue muy simple: era necesario que De Gaulle degradara a Pétain para subir él".  El viejo patriarca ultraderechista discrepa de la imagen que los libros de historia ofrecen de De Gaulle como el hombre que libró a Francia en 1944 de los nazis "De Gaulle será para mí una horrible fuente de sufrimiento para Francia", señala.

El fracaso de Marine

Por una cuestión meramente cronológica, en el primer tomo de sus memorias hay pocas líneas dedicadas a sus hijas, pero las que han trascendido son humillantes. Sobre todo cuando habla de Marine.

"Marine acaba de sufrir unas presidenciales y unas legislativas decepcionantes. Philippot y los suyos la han abandonado. El próximo congreso del FN se anuncia tormentoso. Ya la han castigado lo suficiente como para no agobiarla más. Cuando lo pienso, hay un sentimiento que me domina: ella me da lástima. Al insistir en hacerme parecer anticuado, se ve salpicada por el fracaso de su estrategia y, sin duda, el Frente Nacional también, que es más grave”, escribe.

El viejo 'Menhir', como se conoce en Francia al fundador del FN, evoca también el rocambolesco episodio de Montretout que, en septiembre del 2014, marcó simbólicamente la ruptura política con su hija. Marine abandonó la casa familiar porque dos gatos del patriarca mataron a su gata. Un mero pretexto, según Jean Marie Le Pen. "Los pájaros echan a sus polluelos del nido para que vuelen con sus propias alas. En la familia Le Pen es al revés. El polluelo se transforma en águila en el nido para ser adulto".

Del libro de Le Pen se han impreso 40.000 ejemplares. Lo ha editado Muller, una editorial pequeña. Otras de mayor prestigio como Albin-Michel y Plon rechazaron el encargo presionados por los autores que publican su obra con estos sellos.

0 Comentarios
cargando