Ir a contenido

NORMA INSÓLITA

Australia prohíbe las relaciones sexuales entre ministros y sus empleados

La relación del viceprimer ministro, Barnaby Joyce, con su exasesora de prensa, con la que espera un hijo, ha escandalizado a los sectores conservadores

El Periódico / Sidney

Joyce (derecha) escucha la intervención de Turnbull ante el Parlamento, este jueves en Canberra.

Joyce (derecha) escucha la intervención de Turnbull ante el Parlamento, este jueves en Canberra. / AP / ROD MCGUIRK

La relación extramatrimonial de un relevante dirigente político conservador ha puesto al Gobierno australiano contra las cuerdas. Barnaby Joyce, viceprimer ministro de 50 años de edad, católico, casado, con cuatro hijos, no ha podido ocultar por más tiempo su 'affaire' con su joven exjefe de prensa Vikki Campion, de 33 años, con la que ahora espera un hijo. El escándalo ha alcanzado tales dimensiones entre la población más conservadora australiana que el primer ministro, el derechista Malcolm Turnbull, ha anunciado este jueves que queda terminantemente prohibido las relaciones sexuales entre  ministros y subalternos. 

"Hoy añadí a las normas (ministeriales) una disposición clara e inequívoca: los ministros, sin importar si son casados o solteros, no pueden mantener relaciones sexuales con el personal. Hacerlo constituirá una violación de las normas", ha dicho el gobernante, líder del Partido Liberal, que junto al Partido Nacional, que dirige Barnaby, forman la coalición de Gobierno.

La decisión de Turnbull no deja de ser arriesgada ya que podría llegar a romper la coalición, aunque los miembros del Partido Nacional sienten que la actitud de su líder les ha ocasionado graves daños de imagen ya que gran parte de sus seguidores proceden de los sectores más conservadores de las zonas rurales. Una encuesta de última hora muestra una caída de 20 puntos (del 63% al 43%) de apoyo a Joyce entre sus votantes. El mismo Turnbull ha afirmado que Joyce "tendrá que considerar su propia posición" como líder del Partido Nacional.

Valores familiares

En una rueda de prensa, el primer ministro australiano ha revelado que su socio de Gobierno "ha causado un sufrimiento y una humillación extrema" a la que ya es exmujer de Joyce, Natalie Abberfield, con la que se casó en 1993 y de la que se separó el año pasado.  Joyce, es uno de esos políticos conservadores a los que les gusta hablar de los "valores de la familia" o de hacer campaña en contra de los matrimonios del mismo sexo.

"No estoy aquí para predicar moral", ha dicho Turnbull a los periodistas en Camberra, aunque ha afirmado que hay que "reconocer que es inaceptable en el 2018 que un ministro tenga relaciones sexuales con alguien que trabaja para él". Frente al Parlamento del país, Turnbull, que asumió el cargo de jefe del Ejecutivo en el 2015, ha dicho que Joyce tomará unas breves vacaciones a partir de la semana que viene, de este modo evitará que se ponga al frente del país como jefe del Ejecutivo interino los días en que el primer ministro esté en viaje oficial a Estados Unidos. El Senado australiano, por su lado, ha aprobado una moción simbólica que pide la renuncia de Joyce.

Temas: Australia