Ir a contenido

DRAMA EN EEUU

Rescatados 13 hermanos de una casa de los horrores en California

Los padres, que les mantenían malnutridos y en algunos casos encadenados a las camas, han sido acusados de tortura

Las víctimas tienen entre 2 y 29 años aunque las autoridades pensaron por su aspecto demacrado que todos eran menores

Idoya Noain

Rescatados 13 hermanos de una casa de los horrores en California

La llamada que el domingo realizó una adolescente a la policía del condado de Riverdale, en California, ha abierto las puertas a una casa de los horrores: una residencia familiar donde los padres de la menor la mantenían cautiva junto a sus 12 hermanos, malnutridos y en algunos casos encadenados. Esos padres, David Allen Turpin, de 57 años, y su esposa, Louise Anna Turpin, de 49, están detenidos y enfrentan cargos por tortura y por poner en peligro a menores. Un juez ha fijado sus fianzas en nueve millones de dólares para cada uno.

Según relató el lunes la policía en un comunicado la adolescente les llamó el domingo por la mañana tras coger un móvil y escapar de la casa, situada en una urbanización en la localidad de Perris, unos 110 kilómetros al sur de Los Ángeles. Cuando los agentes se encontraron con ella pensaron que tenía 10 años y la vieron “ligeramente demacrada”. En realidad tenía 17 años.

Tras escuchar el relato de su cautiverio y el de sus hermanos los agentes fueron a la casa y allí entrevistaron al matrimonio Turpin. Encontraron también a varios niños atados a camas con cadenas y candados en un ambiente “oscuro y pestilente”. Según el comunicado, los padres fueron arrestados tras ser “incapaces de dar inmediatamente una razón lógica” para la situación de sus 10 hijas y tres hijos, que según la policía “parecían malnutridos” y estaban “muy sucios”.

Aunque los niños tienen entre 2 y 29 años los agentes inicialmente pensaron que eran todos menores por su mal aspecto y, según el comunicado, se quedaron “impresionados” cuando descubrieron que siete de ellos eran adultos. Los menores fueron trasladados a un centro médico y los mayores de edad a otro y todos fueron admitidos para tratamiento.

“Gente muy normal”

Los Turpin, propietarios de la vivienda, habían residido antes en Texas pero vivían en Perris desde 2010. Al año siguiente el padre consiguió un permiso para abrir una escuela privada en la casa, Sandcastle Day School, de la que figura en un directorio del Departamento de Educación como director. Este año, según listados públicos, el centro tenía a seis niños matriculados.

En dos ocasiones el matrimonio se declaró en bancarrota. La última fue en 2011, cuando aseguraron deber entre 100.000 y 500.000 dólares. El abogado que les representó entonces, Ivan Trahan, ha explicado al ‘Los Angeles Times’ que el padre había trabajado de ingeniero en Northrop Group, una empresa contratista de Defensa. Tenía problemas para cubrir los gastos por la numerosa familia aunque tenía ingresos “relativamente altos” (140.000 dólares al año según los documentos de la bancarrota, donde la esposa aparece como ama de casa).

“Yo y mi esposa, que estaba conmigo durante las entrevistas, siempre pensamos que eran gente muy agradable que hablaba muy bien de sus hijos. Parecían gente muy normal que cayó en problemas financieros”, ha declarado el abogado.

Entre los vecinos de la urbanización este lunes había incredulidad, aunque algunos reconocían que habían detectado cosas anómalas. Una de esas vecinas, Kimberly Milligan, le ha contado al diario angelino que cuando se mudó solía ver a la mujer fuera con un bebé. También en alguna ocasión vio a tres preadolescentes, muy pálidos, entrando en el coche. Y se preguntaba por qué, si había tantos niños, no se les veía jugando fuera. “Creía que estaban siendo educados en la casa”, ha dicho. “Sabes que hay algo que chirría pero no quieres pensar mal de la gente”.

También los abuelos paternos, que han asegurado no haber visto a la familia en cuatro o cinco años, se han mostrado “sorprendidos y conmocionados” en declaraciones a la cadena ABC.

Una página en Facebook de David-Louise Turpin (una combinación de los nombres de pila de los padres detenidos) muestra varias fotos que van desde 2010 hasta verano de 2016. En algunas aparecen en Disneyland y en otras en la naturaleza (con los 13 hijos vistiendo camisetas rojas idénticas donde están numerados como “cosas”). Hay también bastantes imágenes de la hija más pequeña. Y la mayoría están tomadas en Las Vegas, donde aparentemente la pareja ha celebrado alguna renovación de sus votos matrimoniales con sus hijos. En las últimas imágenes las 10 chicas aparecen con vestidos rosas y zapatos blancos y los tres chicos con traje. Les acompaña un imitador de Elvis. Están sonrientes.