AZOTE METEREOLÓGICO

Las "devastadoras" inundaciones del 'Harvey' causan al menos cinco muertos en Houston

La tormenta tropical bate récords en Tejas y hace estragos en la cuarta ciudad de EEUU

La tormenta tropical Harvey ha cumplido con su amenaza destructiva causando inundaciones sin precedentes en el sureste de Texas. / EFE VÍDEO

Se lee en minutos

La cuarta ciudad de Estados Unidos se levantó el domingo parcialmente sumergida, con los aeropuertos cerrados, algunos de sus hospitales convertidos en islotes y centenares de vecinos reclamando desesperadamente ayuda a los servicios de emergencia. En su aproximación a las costas tejanas, el huracán 'Harvey' perdió fuerza para convertirse en una tormenta tropical, pero su poder devastador se mantuvo intacto. "Es catastrófico, sin precedentes, épico, utilicen el adjetivo que quieran", dijo un meteorólogo del Servicio Nacional de Meteorología.  Por el momento, se han registrado cinco muertos en Houston, donde más de 60.000 personas están sin electricidad. La previsión es que aumente la cifra a medida que amaine el temporal.

Las autoridades han pedido a la ciudadanía que se queden en casa y suban al punto más alto, incluso los tejados, si las viviendas se inundan. Por la mañana, los servicios de emergencia habían realizado más de un millar de rescates, la mayoría de vehículos que quedaron bloqueados en carreteras transformadas en ríos cuando pretendían escapar hacia el interior del estado. "¡Cuatro niños y sus padres necesitan ser rescatados!", escribió alguien en Twitter. Otro internauta dijo que se preparan para utilizar colchones hinchables como último resorte. "Las inundaciones están por toda la ciudad", alertó el jefe de policía de la ciudad. La Guarda Costera ha despachado a cinco helicópteros y las autoridades esperaban que llegaran durante la jornada otras 40 embarcaciones de salvamento.

Autoridades desbordadas

"Esta es la peor tormenta que Houston ha experimentado nunca. Es un hecho. Peor que Allison. Está muy extendida", sentenció Brock Long, el jefe de la agencia federal de emergencias (FEMA). "Es un desastre devastador. Pasarán muchos años para que podamos recuperarnos". Todo hace indicar que las autoridades están desbordadas. El teléfono de emergencias, 911, advirtió que no da abasto y pidió a la ciudadanía que solo llame "en caso de peligro inminente". También desde primera hora del domingo, el hospital Lyndon B. Johnson dejó de admitir pacientes tras haber quedado completamente inundados sus accesos, según informa el ‘Houston Chronicle’. Los dos aeropuertos de la ciudad están paralizados, con multitud de pasajeros cobijados dentro, incapaces de salir por las inundaciones en las carreteras.

Noticias relacionadas

En algunos puntos del condado de Harris, al que pertenece la ciudad petrolera, se han registrado hasta 76 centímetros de agua por milla cuadrada en las últimas 24 horas. A las precipitaciones hay que añadir el impacto de los vientos huracanados que se registran desde el sábado y que han arrancado tejados y tumbado árboles y postes de la luz, causando una enorme destrucción. El presidente Donald Trump ha alabado el trabajo de las autoridades tejanas y ha prometido viajar a Houston en cuanto las condiciones lo permitan. “La buena noticia es que tenemos un extraordinario talento sobre el terreno”, tuiteó el domingo por la mañana.

La previsión del Centro Nacional de Huracanes es que la tormenta se prolongue hasta mediados de la semana que comienza, desplazándose progresivamente hacia el sureste de Tejas.