Ir a contenido

El Tribunal Supremo inhabilita al primer ministro de Pakistán por los 'papeles de Panamá'

Los jueces consideran que es responsable de las sociedades de su familia en paraísos fiscales

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif.

El primer ministro de Pakistán, Nawaz Sharif. / AP

El Tribunal Supremo paquistaní ha decidido inhabilitar al primer ministro del país, Nawaz Sharif, al considerar que es responsable de las sociedades de su familia en paraísos fiscales desveladas en los 'Papeles de Panamá'.

Los cinco jueces a cargo del caso ha decidido de forma unánime que Sharif debe ser inhabilitado por "conducta deshonesta" y "no declarar activos", y ha ordenado enviar el caso al Buró de Responsabilidad Nacional (NAB), el organismo encargado de la lucha contra corrupción, según la sentencia leída por el magistrado Aijaz Afzal.

"No es apto para ser un honesto miembro del Parlamento, deja de ocupar la oficina del primer ministro", afirmó Afzal ante un tribunal lleno a rebosar de políticos, juristas y periodistas. Los jueces ordenaron a la Comisión Electoral que notifique a Sharif su inhabilitación y que el NAB abra un proceso contra Sharif y sus hijos Hasan, Husain, Maryam; el marido de esta, Mohamed Safdar Awan, y el ministro de Finanzas, Ishaq Dar.

El proceso deberá ser incoado en seis semanas y tendrá un plazo de medio año para acabar sus pesquisas.

Filtración del bufete panameño

Los problemas de Sharif comenzaron en abril de 2016 con la filtración de 11,5 millones de documentos del bufete panameño Mossack Fonseca que reveló que tres de sus cuatro hijos, Husain, Maryam y Hasan, crearon compañías en las Islas Vírgenes Británicas a través de las que controlan propiedades en Londres.

'El Padrino'

La familia Sharif, que ya se enfrentó a acusaciones de corrupción en el pasado, ha reconocido la posesión de esas empresas y las propiedades, pero ha rechazado cualquier tipo de ilegalidad. Tras un año de debates y protestas por cómo investigar las revelaciones de los 'Papeles de Panamá', el Tribunal Supremo de Pakistán decidió en abril que no existían pruebas para inhabilitar a Sharif, pero ordenó la creación de una comisión de investigación (JIT) en un fallo que empezaba con la cita "Detrás de cada gran fortuna hay un delito", de la novela 'El Padrino', de Mario Puzo. El JIT, formado por civiles y militares, concluyó el 10 de julio que la riqueza del político no se corresponde con sus ingresos.

Tras ello, el Supremo escuchó durante cinco días los argumentos de la acusación, formada por los partidos de la oposición, y por la defensa de Sharif hasta que el pasado día 21 dejó el asunto visto para sentencia. El máximo organismo judicial paquistaní ya inhabilitó a mandatarios en el pasado, como al primer ministro Yusuf Raza Guilani en 2012, a quien condenó por desacato por no reabrir una investigación por corrupción contra el entonces presidente del país, Asif Ali Zardari.

La inhabilitación de Sharif, que ya se vio obligado a dimitir en dos ocasiones en la década de los 90 y ha hecho frente a acusaciones de corrupción en el pasado, hace que Pakistán siga sin ver terminar su mandato a un primer ministro elegido en los urnas en sus 70 años de historia.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.