28 mar 2020

Ir a contenido

CONMOCIÓN EN EL REINO UNIDO

El autor del atentado suicida en el Manchester Arena es un joven británico de origen libio

Scotland Yard trata de esclarecer si Salman Abedi, de 22 años, actuó solo o forma parte de una célula terrorista

May eleva el nivel de amenaza terrorista de severo a crítico, lo que implica la posibilidad de otro ataque inminente

Begoña Arce

Salman Ramadan Abedi.

Salman Ramadan Abedi.

El autor del atentado en el concierto de Ariana Grande en Manchester ha sido identificado por la policía como Salman Abedi, un británico de 22 años nacido en la ciudad inglesa, de padres libios. Los investigadores están tratando de determinar si Abedi actúo solo o forma parte de una célula terrorista y si alguien le ayudó a construir el explosivo con el que cometió la masacre. Medios británicos como 'The Guardian' o 'The Sun' han publicado ya fotos del terrorista.

Su identidad pudo ser establecida tras el registro de una vivienda en Fallowfield, un suburbio de Manchester. Artificieros de la lucha antiterrorista llevaron a cabo una detonación controlada para entrar en el inmueble. También fue detenido un joven de 23 años, sospechoso de estar vinculado al ataque, que fue reivindicado por el autodenominado Estado Islámico, sin poderse comprobar la veracidad de esa aseveración.

La primera ministra, Theresa May, viajó a Manchester donde se entrevistó con miembros de los equipos que participaron en el rescate de las víctimas y visitó a algunos de los heridos. A primera hora de la mañana, May había reunido al comité de seguridad nacional Cobra y volvió a convocarlo por la noche en la residencia de Downing Street. Tras cotejar los datos de las investigaciones en marcha, May decidió elevar el nivel de amenaza terrorista de severo a crítico, lo que implica la posibilidad de un atentado inminente.

"No podemos ignorar la posibilidad de que un grupo más amplio de individuos esté relacionado con el atentado de Manchester", ha declarado la 'premier' británica, que ha señalado que las fuerzas armadas podrían reforzar a la policía en las medidas de seguridad de eventos públicos como conciertos o torneos deportivos.

SEGURIDAD REFORZADA

Lo que está claro es que May reforzará la presencia policial y la vigilancia en la mayoría de estos eventos a fin de tranquilizar a los ciudadanos. Francia, que ha sufrido en carne propia este tipo de ataques, anunció una medida similar. El atentado ha ocurrido en un concierto en el que participaban miles de personas, cuando están a punto de iniciarse las grandes celebraciones estivales, algunas de ellas tan populares como el torneo de tenis de Wimbledon o los conciertos al aire libre en Hyde Park. Scotland Yard pondrá en marcha la Operación Hércules, un despliegue de agentes armados que reforzarán la seguridad en los eventos multitudinarios durante los meses de estío.

La vigilancia será más férrea los fines de semana en los estadios de Wembley Twickenham, indicó la comandante Jane Connors. ”Estamos decididos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para proteger la capital. Eso significa que en los próximos días, cuando vaya a una sala de música, a hacer compras, vaya a trabajar o ponga rumbo a fantásticos eventos deportivos, va a ver más oficiales (de policía), incluidos algunos armados”. Los controles también se extenderán a eventos “más reducidos”, que hasta ahora no requerían especial vigilancia.

EVENTOS DE VERANO

May prometió destinar “todos los recursos necesarios para la policía, de manera que pueda hacer el trabajo que necesite”. La primera ministra pidió a los británicos que “continúen disfrutando de los eventos de verano, sintiéndose seguros”, aun reconociendo lo “horrendo” del ataque en el Manchester Arena. “Está claro que no vamos a dejar vencer a los terroristas. Nuestros valores van a prevalecer”, afirmó.  

Los partidos políticos suspendieron este martes la campaña electoral para los comicios generales del 8 de junio. El atentado se ha producido con el Parlamento cerrado, tras su disolución, por la convocatoria de elecciones anticipadas. La tragedia condujo a una tregua inmediata de las hostilidades políticas. Todos los líderes hicieron piña a la hora de condenar la nueva herida infringida por el terrorismo. El líder laborista, Jeremy Corbyn, se puso en contacto con May y ambos decidieron de mutuo acuerdo suspender la campaña electoral hasta nueva fecha. El jefe de los liberales demócratas, Tim Farrow, canceló por su parte la visita electoral que tenía previsto realizar a Gibraltar.

May, Isabel II y Cantona, con Manchester

Como ocurre en los momentos trágicos o solemnes, Theresa May se dirigió a los británicos ante la puerta de la residencia de Downing Street, horas después de la explosión en Manchester. “Todos los atentados son un ataque cobarde a gente inocente, pero este sobresale por su espantosa y enfermiza cobardía, atacando con premeditación a niños indefensos y jóvenes, que debían estar disfrutando de una de las noches más especiales de su vida”, declaró. “Nos cuesta entender una mente que ve un lugar lleno de niños no como algo de que alegrarse, sino como una oportunidad para hacer una masacre”. En los jardines del palacio de Buckingham, la reina y sus invitados guardaron un minuto de silencio. “Todo el país se ha visto sacudido por la muerte y las heridas de las víctimas”, cuando “tantas personas, adultos y niños, estaban disfrutando de un concierto”, declaraba Isabel II en un comunicado. Y entre otros muchos, el mensaje del exfutbolista Eric Cantona a Manchester: “Sufro con vosotros. Mi corazón está con vosotros”, afirmó.