Ir a contenido

Macron reprocha a Le Pen que repita las mismas mentiras que su padre

Los once candidatos a las presidenciales franceses protagonizan un debate televisivo histórico

La continuidad de Francia en la UE se convierte en una de las principales diferencias entre los aspirantes

IRENE CASADO / PARÍS

Los once candidatos a las presidenciales francesas en el debate televisado. / AFP / LIONEL BONAVENTURE

Los once candidatos a las presidenciales francesas en el debate televisado.
La candidata a la presidencia de Francia por el Frente Nacional, Marine Le Pen.

/

A tan sólo 19 días de la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Francia, sus once candidatos se han dado cita en un debate televisado histórico. Por primera vez desde la celebración de la primera elección presidencial por sufragio universal, en 1965, todos los aspirantes a la jefatura de Estado se enfrentan antes del escrutinio. Tres horas y media de debate construido en torno a tres cuestiones esenciales: el empleo, la seguridad y el modelo social francés.

Una oportunidad para los “grandes” candidatos de asentar su discurso, como es el caso de Emmanuel Macron, fundador del movimiento En Marche!, y Marine Le Pen, líder del partido de extrema derecha Frente Nacional, que encabezan los últimos sondeos de intención de voto. Pero también, una ocasión para los “pequeños” candidatos, que no superan el umbral del 5% en los sondeos, para enfrentarse a los grandes favoritos y defender ante el gran público su programa.

Ante unas elecciones presidenciales marcadas por los escándalos, los programas de cada uno de los candidatos parecen pasar desapercibidos. Durante este debate, los reproches y las acusaciones no han pasado desapercibidos. “Habría que recuperar lo que los capitalistas han robado a los empleados”, defendía Philippe Poutou, candidato del Nuevo Partido Anticapitalista, antes de apuntar con el dedo a “los políticos corruptos que se reconocerán en la sala”.

FRANCIA EN LA UE

Pero la corrupción no ha sido el único tema de tensión entre los candidatos, el futuro de Francia en la Unión Europea, debate recurrente en esta campaña presidencial, también ha tenido su momento de protagonismo. “Todos los tratados europeos nos bloquean”, denunciaba François Asselineau, candidato de la Unión Popular Republicana. En la misma línea que el candidato de Francia Insumisa, Jean-Luc Mélenchon, que apuntaba la “necesidad de salir de todos los tratados europeos” dado que “la organización de Europa favorece la explotación” de los trabajadores.

Un discurso apoyado por Le Pen, si bien por otros motivos, que promete la celebración de un referéndum para la salida de Francia de la UE si gana la carrera a la presidencia. En la oposición, Emmanuel Macron, defendía una Europa que “lleva en el corazón”, y que hace a Francia “más fuerte”. El candidato del PS, apoyaba el mismo discurso, “apostando por la construcción europea.”

"EL NACIONALISMO ES LA GUERRA"

Discursos contrapuestos, programas en las antípodas y unos sondeos que les sitúan a la cabeza de las encuestas. Se trata de la candidata de extrema derechaMarine Le Pen, y del exministro de Economía, Emmanuel Macron, quienes han tenido la oportunidad de enfrentarse sin ningún escrúpulo. “El nacionalismo es la guerra (…) Usted reitera las mismas mentiras que escuchábamos de la boca de su padre”, zanjaba el candidato de En Marche!, ante el discurso nacionalista y proteccionista de la líder del Frente Nacional.

Ante esta corriente proteccionista, François Fillon, el candidato de Los Republicanos, apostaba por la creación de “una moneda internacional capaz de rivalizar ante la presión que Estados Unidos, China y Asia ejercen sobre le economía europea.” Reformas y propuestas que diferencian a cada uno de los candidatos. “Es necesario salir de la Europa de los tratados y de la OTAN, pero no para dar un salto al vacío, sino para crear otra Europa”, señalaba Jacques Cheminadefundador del movimiento Solidaridad y Progreso.

SEGURIDAD

Pero el nacionalismo, el empleo, o la continuidad de Francia en la UE, no han sido los únicos temas de debate. La seguridad también ha enfrentado a los once candidatos. “Es necesario rehabilitar el presupuesto del ministerio de Defensa. Hay que acabar con cualquier complacencia con Qatar y Arabia Saudita”, defendía Fillon. Una medida defendida por la mayoría de los candidatos de derechas y criticada por la mayoría de la izquierda como es el caso de Mélenchon que pedía además “la salida del estado de emergencia permanente”, o de Philippe Poutou que aseguraba que “la policía armada y el combate contra el terrorismo no tienen ninguna relación.”

Así, los once candidatos, François Fillon (LR), Benoît Hamon (PS), Emmanuel Macron, (En Marche !), Nicolas Dupont-Aignan (Débout la France, de tendencia soberanista), Jacques Cheminade (Solidarité et Progrès), François Asselineau (Union Popular Republicana), Marine Le Pen (Frente Nacional), Nathalie Arthaud (“candidata cominuista “),  Jean-Luc Mélenchon (La France insoumise), Philippe Poutou, y Jean Lassalle, candidato defensor de los territorios rurales, han protagonizado un encuentro histórico en la carrera en estas polémicas elecciones presidenciales.

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.