18 sep 2020

Ir a contenido

Abatido un hombre tras agredir violentamente a una militar en el aeropuerto de Orly

Se trata de un francés de origen tunecino fichado por delitos comunes y radicalizado en prisión

"Estoy aquí para morir por Alá", dijo durante el forcejeo con los militares

Eva Cantón

Un hombre abatido tras intentar robar un subfusil a una soldado en el aeropuerto de Orly. / ATLAS

Las fuerzas de seguridad francesas han matado a un hombre de 39 años que intentó arrebatarle un fusil de asalto a una militar integrada en la patrulla de la llamada operación 'Centinela'. Los hechos tuvieron lugar a las 8.30 horas de este sábado en el hall 1 de la terminal sur del aeropuerto de Orly, en el sureste de París, que fue evacuado por razones de seguridad.

Unas 3.000 personas se vieron obligadas a abandonar el recinto en un ambiente de calma, aunque con el susto en el cuerpo. No ha habido heridos entre los pasajeros y los artificieros de la policía desplegados en la zona no hallaron rastro de explosivos.

El agresor es un francés de origen tunecino llamado Ziyed Ben Belgacem fichado por la policía por delitos comunes, básicamente tráfico de drogas y robo a mano armada, que no figuraba en el fichero S (en los que aparecen los sospechosos de terrorismo) sino en el fichero J (buscado por la policía judicial).

Según ha explicado en rueda de prensa el fiscal antiterrorista de ParísFrançois Molins, Belgacem se había radicalizado en prisión y, tras los atentados del 13 de noviembre en París, fue objeto de un registro administrativo en el marco del estado de emergencia que no arrojó pruebas en su contra.

Molins ha añadido que el agresor llevaba a un revolver y una bolsa con un bidón de gasolina que dejó en el suelo en el momento en que intentaba quitarle el arma a la militar que patrullaba junto a otros dos colegas.

"ESTOY AQUÍ PARA MORIR POR ALÁ"

Durante un forcejeo, que duró algo más de dos minutos, les dijo: "Entregad las armas, levantad las manos. Estoy aquí para morir por Alá. De todas formas habrá muertos".

Entre los objetos que llevaba consigo, la policía ha encontrado un Corán, un paquete de tabaco, un mechero y 350 euros. El domicilio del individuo ha sido registrado y hay tres personas detenidas: el padre, un hermano y un primo que se presentó voluntariamente ante los agentes.

El violento recorrido del agresor comenzó a las 6.55 de la mañana cuando protagonizó otro incidente al abrir fuego contra dos agentes en un control policial en Garges lès Gonesse, cerca de Seine Saint Denis, al norte de la capital francesa.

Al presentar su documentación disparó con una pistola hiriendo levemente a un policía en la cabeza y dándose a la fuga a bordo de un Renault Clio negro que abandonó en Vitry sur Seine, donde también fue visto robando un coche y entrando en un bar amenazando con cometer secuestros en nombre de Alá.  Antes de llegar al aeropuerto hizo una llamada a su padre y su hermano para decirles que  “había hecho una tontería”.

DECIDIDO A IR HASTA EL FINAL

Una vez en el hall de Orly atacó a la militar con un arma blanca en la mano derecha mientras que con la izquierda la forzó a moverse hacia atrás para usarla como un escudo humano mientras le apuntaba con un revolver en la sien, ha detallado el fiscal. Finalmente fue un militar quien lo neutralizó efectuando varios disparos. “Teniendo en cuenta la violencia de las imágenes estaba decidido a ir hasta el final”, ha resumido Molins.

“Escuché gritos y vi a los militares que sujetaban a una persona. Un hombre había cogido por el cuello a la militar y amenazaba a los otros dos militares con el fusil de la mujer, que le intentaba quitar. Nos alejamos bajando las escaleras y fue cuando escuché disparos”, contaba un testigo a Afp.

Otro viajero que esperaba para embarcar en un vuelo hacia Berlín señaló a France Info que se percató de que algo serio pasaba cuando vio movimiento, gente correr por los pasillos y que las tiendas bajaban las persianas. “La gente de las tiendas nos pidió que saliéramos y que nos dirigiéramos todos hacia una sala de espera. Luego fuimos evacuados”.

ATAQUE EN EL LOUVRE

No es la primera vez que los militares franceses se enfrentan a este tipo de ataques. El pasado 13 de febrero en el Louvre un egipcio de 29 años llegado recientemente a París como refugiado agredió a un soldado en las inmediaciones del museo del Louvre. El individuo fue gravemente herido por los disparos de otro militar, también de la operación Centinela. En el marco de esta operación hay desplegados en toda Francia 7.000 soldados.

La sección antiterrorista de la Fiscalía de París ha abierto una investigación por intento de homicidio de una persona depositaria de la autoridad pública, robo a mano armada y asociación de malhechores en relación con una empresa terrorista.

Caos en el cielo parisino

El ataque a una patrulla militar en el aeropuerto de Orly ha llevado el caos al cielo parisino por el cierre temporal de las dos terminales del aeródromo. El tráfico aéreo se vio seriamente afectado y 33 vuelos se desviaron al vecino Charles de Gaulle. Los viajeros vivieron unos instantes de pánico y, sobre todo, una larga espera hasta que la policía dio por finalizado el registro de toda la zona, fuertemente acordonada. Quienes estaban a punto de desembarcar –trece aviones estaban en la pista en ese momento, unas 1.500 personas- se vieron atrapados durante horas dentro del avión antes de poder bajar.

En total, se anularon 178 vuelos de los 476 previstos con salida o llegada en Orly. En total, se vieron afectados 6.000 pasajeros. A primera hora de la tarde el tráfico recobraba poco a poco la normalidad pero habrá que esperar a este domingo para que Orly esté plenamente operativo. Aeropuertos de París aconseja consultar la web Paris-Aéroport o contactar con la compañía aérea para conocer el estado del vuelo.