02 abr 2020

Ir a contenido

CRISIS DIPLOMÁTICA

Crece la tensión entre Holanda y Turquía al prohibir La Haya la entrada al país a un ministro de Erdogan

El presidente turco tilda al Gobierno holandés de "vestigios del nazismo" y de "fascista" y ordena bloquear el acceso a la embajada y el consulado del país europeo en Ankara

Javier Triana

El ministro Çavusoglu, durante el acto en la residencia del cónsul turco en Hamburgo, el 7 de marzo del 2017.

El ministro Çavusoglu, durante el acto en la residencia del cónsul turco en Hamburgo, el 7 de marzo del 2017. / DANIEL REINHARDT (AFP)

Turquía y Holanda se han enzarzado este sábado en una pelea diplomática de alto voltaje después de que el Gobierno holandés haya denegado el permiso para aterrizar al avión en el que viajaba el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Çavusoglu, quien acudía a hacer campaña entre sus compatriotas turcos radicados en suelo holandés por el 'sí' en el referéndum constitucional que el país eurasiático celebrará el mes que viene.

Pocas horas después, la policía holandesa ha prohibido el aceso al consulado de su país en Rotterdam a la ministra de Familia turca, Fatima Betul Sayan Kaya, que procedía de Alemania, donde había participado también en encuentros con la comunidad turca para abordar el tema de la consulta. Mientras tanto, el avión de Çavusoglu se desvió a Metz, en el este de Francia, donde aterrizó sin ningún problema, y donde el ministro participará en otro mitin el domingo.

El Gobierno de La Haya ha alegado que la visita de los dos ministros podría provocar problemas de “orden público y seguridad”, a lo que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha reaccionado llamando “fascistas” y “vestigios del nazismo” a los holandeses. Posteriomente, fuentes del Ministerio de Exteriores turco dijeron que se había bloqueado el acceso a la embajada y al consulado holandés en Ankara por razones de seguridad, además de la residencia del embajador, del consul y del encargado de negocios. "No queremos que el embajador holandés, que actualmente está fuera, regrese por algún tiempo", ha dicho en un comunicado el Ministerio de Asuntos Exteriores.

La denegación del permiso de aterrizaje del avión de Çavusoglu ha llegado después de que el ministro de Exteriores turco, quien sabía de la posibilidad de que no le permitieran viajar y adelantó que, dijera que si esto sucedía Turquía impondría “graves sanciones” a los Países Bajos.

REFORMAS CONSTITUCIONALES

Erdogan, por su parte, ha secundado la idea de su ministro: “¿Cómo aterrizarán a partir de ahora en Turquía los aviones diplomáticos holadeses?”, ha dicho durante un mitin en Estambul en el que ha advertido que pondrán en marcha sanciones después del 16 de abril, día en que los turcos votan en referéndum unas reformas constitucionales que podrían aumentar los poderes del presidente.

En los últimos meses, Turquía ha tenido una serie de roces diplomáticos con varios países europeos, en especial Grecia y Alemania. Este tipo de incidentes son presentados al electorado turco como amenazas a la soberanía y la seguridad nacional, algo que –dicen desde Ankara– se superará si vence el 'sí' en la consulta popular. Según las autoridades turcas, la polémica conducta para con ellas de los países europeos se debe al apoyo de éstos por el 'no'.