Ir a contenido

Francia, Alemania, Italia y España defienden en Versalles la Europa de dos velocidades

Hollande, Merkel, Gentiloni y Rajoy optan por una UE que prime la defensa

Frente a los riesgos del populismo y los extremismos, los cuatro países apuestan por una mayor integración

Eva Cantón

De izquierda a derecha, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, el francés, François Hollande, el español Mariano Rajoy y la cancillera alemana Angela Merkel.

De izquierda a derecha, el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, el francés, François Hollande, el español Mariano Rajoy y la cancillera alemana Angela Merkel. / AFP / MARTIN BUREAU

Para imprimir algo de brío a la maltrecha Unión Europea en vísperas del 60 aniversario del Tratado de Roma, con el 'brexit' como telón de fondo y ante el escaso aprecio mostrado por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, el presidente francésFrançois Hollande, ha reunido este lunes a los líderes de AlemaniaItalia y España en el palacio de Versalles, símbolo del glorioso pasado francés y del tratado de paz que hace un siglo puso fin a la primera guerra mundial.

En la mini cumbre informal a la que asistieron la cancillera alemana, Angela Merkel, el presidente del Consejo italiano, Paolo Gentiloni, y el presidente español, Mariano Rajoy, todos han coincidido en que, en un contexto de "incertidumbres y preocupaciones"  y frente al riesgo de "populistas, extremistas y nacionalistas", conviene aportar respuestas para convencer a los ciudadanos de que “ninguna solución pasará por el repliegue y el rechazo de la solidaridad”, en palabras del anfitrión.

Entre las prioridades de la Unión Europea, que tendrá que marcar su rumbo a 27 tras la salida del Reino Unido, debe figurar la protección de los europeos creando una verdadera Europa de la defensa, el progreso económico y el mantenimiento de los valores del viejo continente, según han señalado los cuatro dirigentes a la prensa antes de celebrar una cena de trabajo.

UNA EUROPA "SEGURA"

En estos tres terrenos, los países que quieran deberían poder avanzar más rápidamente sin que otros supongan una rémora, es decir, Francia, Alemania, Italia y España optan por el tercero de los cinco escenarios del ideario esbozado por el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, sobre el futuro de la UE.

“Esa cooperación diferenciada no está cerrada a nadie pero tenemos que poder ir hacia adelante porque necesitamos una Europa más fuerte”, ha indicado Merkel. Entre los principales desafíos la cancillera citó los que vienen del exterior (globalización, cambio climático, terrorismo, defensa y flujos migratorios) y del interior (insatisfacción, paro y preocupación por el futuro). La solución pasa pues por una Europa “segura” que proteja sus fronteras exteriores y se coordine mejor en materia de defensa.

Un diagnóstico similar hizo el italiano Gentilioni, que habló de un sentimiento de "desconfianza y cansancio" de los ciudadanos, a quienes habría que volver a ilusionar con el proyecto europeo. “El 60 aniversario tiene que servir no solo para celebrar sino para mirar hacia el futuro”, ha destacado.

Rajoy, por su parte, puso de relieve que la UE es "la historia de un éxito" que debe mirar hacia el futuro y buscar una mayor integración. “España –ha subrayado el presidente- está dispuesta a ir más lejos en la integración económica, la unión fiscal y la creación de un presupuesto europeo”. Los socios europeos celebrarán el Tratado de Roma el próximo 25 de marzo en la capital italiana.