11 jul 2020

Ir a contenido

JORNADA DECISIVA

Abren las mesas electorales en Francia para elegir al candidato presidencial del centro-derecha

Se espera una participación similar a la de la primera ronda en la que votaron cuatro millones de franceses

Las mesas electorales de la segunda ronda de las primarias del centro-derecha en Francia para elegir al candidato para las presidenciales del año próximo abrieron en Francia a las 8.00 hora local (7.00 GMT). Los electores franceses deben elegir entre los ex primeros ministros François Fillon y Alain Juppé, al que se le atribuyen menos posibilidades.

En total, 10.228 centros de voto se han abierto en Francia continental y Córcega hasta las 19.00 horas, y los organizadores cuentan con tener los primeros resultados provisionales, gestionados por una autoridad independiente, dos horas después del cierre.

En la primera ronda acudieron a votar 4,27 millones de franceses, mientras que para esta segunda vuelta es difícil calcular la participación, pues todos los mayores de 18 años pueden participar a condición de pagar dos euros y firmar una carta de adhesión a los valores de la derecha y del centro.

El exprimer ministro francés, François Fillon, parte como gran favorito para convertirse en el candidato de la derecha a las elecciones presidenciales. Los sondeos le auguran un 61% de votos en la segunda y definitiva vuelta de las primarias organizadas por el partido ‘Los Republicanos’, muy por delante del 39% que lograría su principal rival y segundo clasificado en la contienda, Alain Juppé, exprimer ministro de Jacques  Chirac y actual alcalde de Burdeos.

Defensor de una auténtica terapia de choque para sacar a Francia de la crisis que arrastra desde hace décadas, Fillon ha sido la gran sorpresa de unos comicios que han registrado un récord de participación y a los que se ha presentado con un proyecto de cambio ‘radical’ bien anclado en la derecha del tablero político. Su diagnóstico es que Francia “nunca ha sido tan de derechas como ahora”.

ROMPER LA DINÁMICA NEGATIVA

Por su parte, el primer ministro francés, Manuel Valls, ha asegurado que decidirá en los próximos días si se presenta candidato para las primarias de la izquierda, y no excluyó enfrentarse al presidente, François Hollande, en caso de que este también lo haga.Valls dijo en una entrevista en el semanario "Le Journal du Dimanche" (JDD) que quiere "romper" la actual dinámica negativa que puede llevar a la izquierda a la derrota en las presidenciales de abril y mayo de 2017.

"Siempre he luchado por el progreso, la justicia social, la autoridad. Y lo seguiré haciendo", contestó al ser preguntado si respaldaría una eventual candidatura de Hollande, que anunciará su decisión en diciembre. Valls señaló que con sus declaraciones no mete una presión añadida al jefe de Estado. "Mantengo una relación de respeto, amistad y lealtad con él, pero la lealtad no excluye la franqueza. (...) El contexto ha cambiado. La publicación de su libro de confidencias ('Un président ne devrait pas dire ça') creó un profundo desarraigo en la izquierda. Y como jefe de la mayoría, debo tener en cuenta ese ambiente", dijo.

El primer ministro añadió, en referencia a Hollande, que una candidatura no es cuestión de ganas, sino de responsabilidad histórica, y debe tener en cuenta el interés de Francia y de la izquierda.