BASTIÓN CULTURAL EN ITALIA

Inquietud en el bastión catalán de L'Alguer

La suspensión de los vuelos directos de Ryanair con Barcelona provoca rechazo y preocupación entre la población catalanoparlante de la ciudad sarda

Panorámica de la ciudad enmurallada de Alguer, en el noroeste de la isla de Cerdeña (Italia).

Panorámica de la ciudad enmurallada de Alguer, en el noroeste de la isla de Cerdeña (Italia). / XAVIER GONZÁLEZ

3
Se lee en minutos
Irene Savio
Irene Savio

Periodista

ver +

En septiembre de 1887, poco después haber llegado a la isla italiana de Cerdeña, el cónsul Eduard Toda i Güell se alojó en una pensión en L'Alguer cuya dueña le dirigió un extraño interrogante. “¿De dónde es usted que habla nuestro idioma?”. El episodio, que se rememora entre los catalanohablantes de este pequeño enclave, habla del enrevesado pasado multicultural que han dejado tantas civilizaciones que pasaron por el lugar, donde incluso se llegó a desconocer que lo que se habla en Alguer es un dialecto del catalán. Una herencia que ahora los herederos de la colonización catalana del XVI no quieren perder.

Así, después de que la aerolínea de bajo coste Ryanair confirmara hace días la suspensión de sus vuelos desde L'Alguer que permitían la conexión directa con Catalunya, los catalanes italianos de esa ciudad de Cerdeña han vuelto desenterrar el hacha de guerra, en lo que ven como otro obstáculo para mantener su cultura. “Es que con esto muchos estudiantes que viajaban a Catalunya han dejado de hacerlo”, reflexiona Carla Valentino, de la asociación Òmnium Cultural de L'Alguer.

A sus 50 años, Valentino, quien nació en L'Alguer de padres catalanohablantes, se siente un estandarte de una disputa que apunta a no perder un vínculo y una lengua que hace un siglo hablaban casi todos -de acuerdo con un censo de principios del siglo XX-, pero que en la actualidad ya muchos han abandonado por el italiano. “Hace 20 años que soy activista”, cuenta la mujer, quien también es una de las pocas que traduce al alguerés. “Muchos de nosotros todavía somos bilingües. Toda mi familia lo es”, coincide Dolores Serra, periodista de Catalan TV, un canal de televisión que se emite desde el 2004.

Nadie sabe con certeza cuántos catalanoparlantes quedan en L'Alguer, una ciudad de 44.000 habitantes situada en la costa de la isla que mira hacia Catalunya. De acuerdo con los últimos y parciales estudios que hay, la gran mayoría de la población lo entiende, menos de la mitad lo habla y muy pocos lo saben escribir. En los últimos años han surgido varias asociaciones que se dedican a dar cursos para aprender el idioma y que incluso organizan visitas turísticas y excursiones naturistas en alguerés

PROMOCIÓN CRECIENTE

Además, la población catalanohablante de L'Alguer también cuenta en los últimos tiempos con un creciente número de medios que, muy enérgicamente, promueven el idioma. Además de Catalan TV, también ha surgido un diario, Alguer.cat, que desde el 2008 se encarga de fomentar “el uso normal” de la lengua -según se lee en su web- y, desde hace cinco años, una radio local ha empezado a emitir un programa bilingüe (mitad en italiano, mitad en catalán-alguerés).

“Y lo seguiremos haciendo, aunque los problemas son muchos. La interrupción del enlace aéreo es otro más. Pero también está el tema de que en las escuelas no existe una verdadera enseñanza de alguerés”, argumenta Nicola Nieddu, uno de los conductores del programa radiofónico Onda Stereo. La queja de Nieddu remite a que el alguerés no figura en los currículos escolares de Alguer, ni como idioma extranjero, a pesar de que existan leyes nacionales que no le cierran la puerta a esa posibilidad. “Por mucho tiempo, nuestro idioma ha sido desacreditado como el habla de la gente ignorante”, se queja Valentino, subrayando que incluso apenas hay carteles en los dos idiomas. 

Noticias relacionadas

MINORÍAS LINGÜÍSTICAS

No obstante, en una isla autonómica donde el alguerés compite con otros idiomas minoritarios -sardo logudorés y el sardo campidanés- y algunos dialectos -el gallurés y el sasarés-, las autoridades políticas de Alguer han tenido una actitud intermitente sobre el tema. Cuando el último alcalde de la localidad fue elegido, por ejemplo, pronunció su discurso de investidura en alguerés, y desde el 2009 la Generalitat de Catalunya ha abierto una oficina allí, que hoy dirige el valenciano Joan Elias Adell. “Ocurrió a raíz de una petición del Ayuntamiento de Alguer”, puntualiza Adell.