Ir a contenido

MITOS DE LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL

En busca del "tren de oro" nazi desaparecido en Polonia

Dos cazatesoros inician las excavaciones para localizar el convoy cargado del metal precioso al que se perdió la pista en la segunda guerra mundial

La directora del museo de arte y ciencia minera de Walbrych, Anna Zabska, se muestra escéptica pero reconoce que la leyenda ha impulsado el turismo

MAR GALLARDO / BARCELONA

Un secreto guardado durante 70 años, una confesión en el lecho de muerte, un tren bajo tierra y un tesoro escondido por los nazis. Hasta el año pasado, los habitantes de la Baja Silesia, en el sudoeste de Polonia, habrían empezado esta sucesión de conceptos con la palabra leyenda.
    Al igual que otras historias sobre cargamentos de oro, joyas y obras de arte escondidas al final de la segunda guerra mundial, el conocido como tren del oro, un convoy nazi supuestamente desaparecido en 1945 cerca de la localidad de Walbrzych durante la huida ante las tropas soviéticas, siempre ha sido poco más que un mito. Pero desde que el cazatesoros polaco Peter Koper y el alemán Andreas Richter aseguraron en agosto del 2015 que sabían de la existencia del tren y su localización, la frontera entre ficción y realidad no ha hecho más que difuminarse, despertando a su alrededor entusiasmo y escepticismo a partes iguales. 
  

mapa del tren del oro nazi en Walbrzych, Polonia

     Ahora, tras conseguir los permisos necesarios, empiezan la que será la última etapa para confirmar si su teoría es o no cierta: excavar y encontrar el tren. Desde ayer, un equipo de 70 personas trabaja cerca del kilómetro 65 de la vía ferroviaria que une las localidades de Walbrzych y Breslavia, donde Koper y Richter afirman que está el tren. Un dron grabó imágenes del primer día de trabajo, que no dio ningún resultado, según el periodista Tomasz Borysiuk.


 

Imágenes del primer día de excavaciones en Walbrych para encontrar un tren nazi desaparecido en 1945, en Polonia. / AP

INICIATIVA PRIVADA

«Cavaremos hasta seis metros de profundidad a lo largo de 100 metros de las antiguas vías», informó el pasado viernes Andrzej Gaik, portavoz del proyecto. Los costes de la iniciativa irán a cargo de la empresa de exploración minera XYZ, propiedad de Koper y Richter, y pueden llegar a superar los 140.000 zlotys (30.000 euros), según la página oficial del proyecto.
    Las autoridades locales no han querido involucrarse, sobre todo desde la publicación en diciembre de una investigación realizada por la Universidad de Ciencia y Tecnología de Cracovia. En ella se afirma que no hay ninguna evidencia de la existencia del tren. No obstante, el profesor Janusz Madejm, uno de los responsables del informe, dijo que «quizá haya un túnel». 
    Koper y Richter basan su hipótesis en una imagen realizada por georradar donde se ve la silueta del convoy, de 98 metros de largo, enterrado bajo las montañas. La localización exacta, han dicho, se la dio en su lecho de muerte un hombre que vivía en la zona en 1945. Mañana se sabrá quién tiene razón.
    Otro tema es que el tren contenga oro. Según el portal de noticias polaco Wiadomosci Walbrzyskie, el supuesto tesoro podría sumar 300 toneladas de oro. No obstante, los dos cazatesoros, que el año pasado reclamaron el 10% del presunto botín, adelantaron que lo importante es «pasarlo bien» y que la obtención de oro es totalmente secundaria.
    Sea o no cierta la leyenda, la verdad es que Koper y Richter han vuelto a colocar la localidad de Walbrzych en el mapa. «Es una gran oportunidad para promocionarnos», declaró a EL PERIÓDICO Anna Zabska, responsable del Old Mine Science and Art Center, museo centrado en la historia industrial y minera de la ciudad.
    «Entre agosto del 2015 y agosto del 2016, nuestros ingresos han aumentado un 130%», explicó Zabska, que cree que la historia del tren del oro ha servido para dar a conocer a los visitantes del museo otros objetos de la época de la segunda guerra mundial.
    Personalmente, Zabska no cree que haya ni tren ni tesoro. «Con suerte –dijo– encontrarán un túnel», y añadió: «Es una locura, pero es genial ser el centro de atención, es bueno para la ciudad.»
Expectación mediática
Y es que desde el anuncio sobre la posible existencia del tren del oro, la prensa se ha volcado con la noticia. Esta semana decenas de periodistas se han desplazado al territorio para presenciar las excavaciones. 
    No son los únicos. En una imagen, colgada por un usuario de Twitter, una novia observa atenta la zona, vallada y cerrada a los medios por cuestiones de seguridad, según Gaik. 

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.