02 dic 2020

Ir a contenido

"Vi cuerpos caer como si fueran bolos"

El Paseo de los Ingleses de Niza, donde se encuentran los hoteles más lujosos, quedó sembrado de cadáveres

Montse Martínez

Cuerpos en el suelo después de que un camión se llevara por delante a una multitud en Niza.

Cuerpos en el suelo después de que un camión se llevara por delante a una multitud en Niza. / REUTERS / ERIC GAILLARD

El Paseo de los Ingleses, salpicado de los hoteles más lujosos de Niza, quedó, en un abrir y cerrar de ojos, salpicado de cadáveres. El glamour quedó totalmente ensombrecido por la muerte. Los vídeos grabados solo minutos después de que un camión arrollara a la multitud aglutinada para ver los fuegos artificiales conmemorativos del 14 de julio son de tal dureza que los convierte en impublicables. Un reguero de cuerpos, desmembrados, retorcidos, sanguinolientos siembran la calzada a la altura del conocido High Club. Charcos de sangre se esparcen por el asfalto.

"Hemos visto cómo el camión ha golpeado a personas y restos volando por todas partes". Así describe la escena un periodista presente en el acto festivo. "La gente gritaba", añade el testigo. El pánico se ha ido propagando entre los presentes, que se desperdigaban a todas las direcciones a fin de evitar que el vehículo se les llevara por delante. Muchos no sabían que estaba ocurriendo hasta cerciorarse de la envergadura del ataque. El camión estaba recorriendo dos kilómetros de calzada con personas apelotonadas viendo el espectáculo de fuegos de artificio.

"La gente corría presa del pánico", ha explicado otros testigo para incidir en el "pánico generalizado". "Se ha llevado a todo el mundo por delante", añadía otro reportero de la agencia France Press que, gráficamente, explicaba cómo se debió cubrir la cara con sus brazos para protegerse de todo lo que volaba, desde restos humanos a trozos de mobiliario urbano.

"UN JUEGO DE BOLOS"

"El camión lo ha destrozado todo, vi cuerpos caer como si fueran bolos", describe otro testigo. Y por si no fuera poco el terror que se estaba viviendo en el paseo, corrió como un reguero de pólvora la información de una toma de rehenes en los hoteles Le Meridien y Negresco. Un dato desmentido con posterioridad por la policía, al igual que la alerta por atentado en la Torre Eifield.

"Al final del espectáculo, todo el mundo se levantó al mismo tiempo en dirección a las escaleras, todos apretados como sardinas", relata otro testigo, que añade: " Yo zigzagueé entre la gente para ir en busca de mi moto cuando, a lo lejos, oí un grito". "Una fracción de segundo después, vi un enorme camión blanco dando golpes de volante para alcanzar al máximo número de personas". Su testimonio continúa, cada vez más estremecedor: "El camión de la muerte pasó a mi lado pero no me di cuenta. Vi cuerpos volando como si fueran bolos a su paso". "Me he quedado de piedra", termina.

"Estaba con amigos, estábamos festejando un aniversario y estábamos a punto de volver a casa", explica otro testigo directo de la masacre. "De pronto oímos a gente gritar que había disparos". Lo que explica la confusión inicial. Nadie sabía lo que ocurría.

Las redes sociales  volvieron a funcionar de altavoz y canalizador de ayuda en el momento de plena crisis. El Hastag #NicePortesOuvertes canaliza el ofrecimiento de ayuda a los afectados y Facebook ha puesto a funcionar su sistema Savety Check, herramienta donde los usuarios informan de que están bien.

Los medios de comunicación recuerdan que la capital de la región Alpes-Marítimos es un importante núcleo de radicalización. Buena parte los yihadistas franceses que combaten en Siria e Irak han salido de Niza y su región. Durante la celebración de la Eurocopa, el alcalde Christian Estrosi tomó medidas de seguridad excepcionales.

El Ministerio del Interior ha pedido a los habitantes de Niza que se abstengan de utilizar el teléfono a  no ser que se trate de una “urgencia vital” a fin  dejar libres las redes de comunicaciones. La policía ha llamado a no difundir falsos rumores por las redes sociales y a ser muy cuidadosos con los vídeos que se están colgando.