PROTESTA EN LA FEDERACIÓN RUSA

Un nuevo vídeo de la excantante de Pussy Riot carga contra la corrupción en Rusia

La cinta parodia al fiscal general, Yuri Chaika

Una miembro de las Pussy Riot carga en un vídeo contra la corrupción del fiscal general del Rusia.

Se lee en minutos

MARC MARGINEDAS / MOSCÚ

"Yo amo a Rusia, yo soy un patriota, pero también podría vivir en Suiza". Vestida con el uniforme azul de fiscal general de Rusia, Hadezhda Tolokónnikova, una de las antiguas integrantes del grupo punk Pussy Riot, condenada a dos años de cárcel por organizar un concierto improvisado en la catedral de Cristo Salvador en el 2012, lanza, en su último vídeo, una mordaz crítica contra Yuri Chaika, a la cabeza de la máxima institución judicial rusa y acusado por el bloguero Alekséi Navalny Alekséi Navalny de permitir, con sus conexiones, que sus hijos Artem e Igor montasen un fabuloso imperio empresarial. En las primeras 24 horas tras su difusión, la cinta había superado el medio millón de visitas.

La película es una sucesión de imágenes satíricas en las que se ve a mujeres, vestidas también con el uniforme de fiscal, torturando y abusando de prisioneros, bajo el mando de Nadezhda, sentada ésta en un despacho presidido por el retrato del presidente ruso, Vladímir Putin. Aparecen también carteles en donde puede leerse eslóganes como "Rusia no es Europa", entre otros. 

Noticias relacionadas

ACUSACIONES A CHAIKA

Chaika ha rechazado tajantemente las acusaciones y las ha calificado de "trama orquestada". Entre otras prácticas corruptas, Navalny afirma que Artem y Olga Lopatina, la exesposa de Genaddi Lopatin, número dos de Chaika en la fiscalía, poseen un hotel de lujo en Halkidiki, Grecia. También, y a través de Olga Lopatina, vincula a los hijos del fiscal general con una banda mafiosa -los Tsapok- que aterrorizó la localidad de Kushchevskaya en el 2010 por una disputa empresarial y responsable de la muerte de 12 personas, entre ellas cuatro niños, por estrangulamiento y acuchillamientoSerguéi Tsapok, a la cabeza del clan, exmiembro de la rama local de partido de Putin Rusia Unida, murió en la cárcel, spuestamente de de un derrame cerebral. Otros de sus colaboradores optaron por suicidarse.