Suecia reconoce los derechos de los samis

Los nómadas de Suecia han ganado la batalla por los derechos de la tierra

Entierro tradicional del pueblo sami.

Entierro tradicional del pueblo sami. / AP

1
Se lee en minutos

Los samis de Suecia han ganado la batalla que llevan más de 30 años librando por los derechos de la tierra en un caso judicial en el que el Estado ha sido acusado de racismo hacia el único pueblo indígena del país.

Una decisión en el tribunal de distrito de Gällivare este miércoles concedió al pequeño pueblo sami de Girjas, del territorio del círculo polar ártico, los derechos exclusivos para controlar la caza y la pesca en la zona, 22 años después de que el Parlamento sueco se los retirara en 1993. "Es un paso simbólico hacia la obtención de los derechos del pueblo sami y esperamos que este veredicto pueda sentar un precedente en las políticas suecas que regulen áreas que afecten a los samis" dijo Åsa Larsson Blind, vicepresidente del Consejo Sami, que ejerce la representación de dicho colectivo en Suecia, Noruega, Finlandia y Rusia. 

UNA LARGA LUCHA

Noticias relacionadas

Después de una larga lucha durante la cual la Asociación Sami de Suecia solicitó ayuda a la Comisión Europea y el Tribunal de los Derechos Humanos, el caso llegó a los tribunales suecos el año pasado. Los abogados del Estado afirmaron que la condición indígena de los sami era irrelevante para el caso pues "Suecia no tiene obligaciones internacionales en esta materia de reconocer derechos especiales a este pueblo ya sean indígenas o no", aseguraron. 

Suecia no registra el origen étnico de sus ciudadanos, por lo que los números exactos no se conocen, pero se estima que alrededor de 20.000 samis viven en el país, convirtiéndose en una minoría que trata de recuperar y conservar la tradición del pastoreo de renos por la que se han caracterizado a lo largo de su historia. El idioma sami fue reconocido como lengua minoritaria oficial en el 2000 y las reivindicaciones no han cesado para tratar de conservar sus costumbres.