LA GUERRA DE SIRIA

La conferencia de donantes promete una cifra récord para ayudar a los refugiados sirios

Los participantes se comprometen a aportar casi 9.000 millones de euros en el encuentro celebrado en Londres

Merkel y Cameron, en una rueda de prensa.

Merkel y Cameron, en una rueda de prensa. / AFP / JUSTIN TALLIS

Se lee en minutos

La comunidad internacional se ha comprometido este jueves, en una conferencia de donantes celebrada en Londres, a una cifra récord de 10.000 millones de dólares (8.917 millones de euros) para aliviar el drama de los refugiados sirios. La cantidad supera en 1.000 millones el objetivo que se había propuesto la conferencia. "Nunca antes se había conseguido tanto dinero en un sólo día, para una sola crisis”, ha declarado el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien ha calificado el encuentro de “un gran éxito”.  

Setenta organizaciones internacionales y líderes mundiales, entre ellos la cancillera alemana, Angela Merkel, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, estuvieron presentes en el encuentro. Y si de momento no es posible detener la guerra civil en Siria, al menos la movilización internacional debería servir para paliar el que se ha convertido en uno de los mayores desastres humanitarios en tiempos recientes. Un flujo de millones de refugiados que ya ha llegado a Europa.

”Lo más importante en cuanto al dinero recaudado hoy, es que va a servir para salvar vidas, dar esperanza, dar a la gente la posibilidad de tener un futuro” ha declarado el primer ministro británico, David Cameron, al término de la conferencia. La mitad de las aportaciones se repartirán este año y el resto se irá distribuyendo hasta el 2020.

Cameron afirmó que las donaciones financiarán proyectos a largo plazo para los refugiados que permanecen en la región, en países como el Líbano, Jordania y Turquía. Cinco años de conflicto bélico ha provocado un éxodo de 4,6 millones de sirios a los países vecinos y el desplazamiento interno de varios millones más. El dinero servirá, de acuerdo con Cameron, para crear un millón de puestos de trabajo y un millón de puestos escolares, destinados a los hijos de los refugiados, que por el momento no están recibiendo ningún tipo de educación. “Los líderes de Jordania, Líbano y Turquía se comprometen a asegurar que todos los niños en sus países van a tener acceso a la educación. La comunidad internacional les está proporcionando los medios para que no haya una generación perdida”, afirmó. “No se trata sólo --añadió Cameron-- de lo correcto moralmente. Es vital para la estabilidad a largo plazo, porque no podemos tener una generación de refugiados, sin escolarizar, sin poder trabajar, vulnerables al extremismo y la radicalización”.

INCREMENTOS SIGNIFICATIVOS 

El Reino Unido dio ejemplo anunciado que doblará su aportación de 1,200 millones de libras y alcanzará los 2.300 millones de libras (3.250 millones euros), convirtiéndose en el segundo donante bilateral del mundo. Noruega, Alemania, Estados Unidos, la Unión Europea y Japón fueron otros de los participantes que incrementaron significativamente sus aportaciones.

La vida en los campamentos provisionales en condiciones muy precarias se eterniza, sin visos de que los refugiados puedan volver a casa. Varios de los participantes evocaron también la situación desesperada de los sirios atrapados dentro del país, soportando bombardeos y en  algunos lugares muriéndose de hambre. “Cuando lo único que puede comer la gente es hierba y hojas y matar animales perdidos para sobrevivir cada día, eso es algo que debe golpear la conciencia de toda la gente civilizada y todos tenemos la responsabilidad de responder”, declaró el jefe de la diplomacia norteamericana en su intervención. Las conversaciones de paz sobre Siria en Ginebra se habían suspendido  precisamente la víspera de la conferencia. Sólo habían durado tres días y quedaron aplazadas hasta finales de este mes, después de que la delegación de la oposición siria se negara a comenzar las conversaciones mientras continuara el asedio a varias ciudades y los bombardeos. “La situación en Siria no es sostenible. No podemos seguir así. No hay una solución militar. Sólo el diálogo político puede rescatar a la gente de Siria de su intolerable sufrimiento”, declaró Ban Ki-moon.

Noticias relacionadas

BOMBARDEOS

 Mientras se celebraba la conferencia, los bombardeos se sucedían en los alrededores de la ciudad de Alepo, en una ofensiva aérea del Gobierno sirio respaldada por Rusia. El ministro de Asuntos Exteriores turco, Ahmet Davutoglu, estimó en unos 70.000 los sirios que estaban huyendo de las bombas camino de Turquía. “Decenas de miles de nuevos refugiados están esperando a las puertas de Kilis, debido a los bombardeos aéreos y ataques contra Alepo”, señaló. Kilis al sur de Turquía, es una región que ha sido tomada a menudo por soldados de la oposición. “60.000 o 70.000 personas de los campos de Alepo se están moviendo hacia Turquía. Mi mente no está ahora en Londres sino en esa frontera, en cómo alojar a toda esa gente”, declaró Davutoglu. El primer ministro acusó a las fuerzas del presidente sirio, Bashar el Asad, de haber cortado el corredor humanitario entre Alepo y la frontera turca y estar tratando de matar de hambre a sus habitantes. “Lo que quieren hacer en Alepo es exactamente lo que hicieron en Madaya antes”.