Ir a contenido

La conexion española de 'Vatileaks2'

La oenegé Mensajeros de la Paz y el Opus Dei están vinculadas a las actividades humanitarias y organizaciones financieras con gran protagonismo en la Santa Sede

Rossend Domènech

Los adversarios de la reformas del papa Francisco no están sólo dentro del Vaticano, sino que cuentan con múltiples ramificaciones en el exterior. La relación entre el robo, la filtración y publicación de documentos resevados del Vaticano y España pasa por el sacerdote Lucio Vallejo Balda, pero sobretodo por los Mensajeros de la paz, según revela Francesco Peloso, vaticanólogo italiano del diario digital Linkiesta.

La presidenta italiana de dicha oenegé es la condesa Pinto Olorio del Poggio, la misma que presentó la joven Chaouqui al cardenal Jean-Luous Touran y este a Vallejo Balda. Presidenta española de honor de dicha oenegé ha sido Ana Botella, esposa de José María Aznar.

Mensajeros de la paz fue fundada en 1962 en España, por Ángel García Rodríguez, una especie e cura-empresario, con buenas relaciones con el PP, con el PSOE y con el banco Santander, que en Italia es considerado cercano al Opus Dei. El cura-empresario mantenía también relaciones con Camillo Lorenzo, obispo de Astorga y amigo y colaborador de Vallejo Balda.

Mensajeros de la paz mantiene buenas relaciones con el Orden Equestre del Santo Sepulcro de Jerusalén, del que forman parte nobles, prelados y potentados económico-filántropos, es decir una corte que sigue el Vaticano desde los primeros siglos de la iglesia católica, como los Caballeros de Malta.

Corte secular y corte moderna

A esta corte secular vinculada a todos los papas, hay que añadir la corte moderna, de la que formarían parte, desde la elección de Francisco, Ernst&Young -Chaouqui trabajaba para ellos antes de entrar en el Vaticano-, encargada de la revisión de cuentas del 'Governatorato' del Vaticano (el estado pontificio). La condesa que presentó Chaouqui al Vaticano es también vicepresidenta de Diplomatia, una especie de lobi internacional de la que forman parte multinacionales, ministerios, embajadas y bancos, como la aseguradora Allianz, un miembro de la cual forma parte del consejo de administracion del banco papal (IOR). Otro miembro es el jefe de Ernst&Young Italia.

En las actividades humanitarias que organizan dichas organizaciones financieras participan personas como el cardenal Tauran, el patrocinador de Chaouqui en Vaticano. Socios de Diplomatia son KPMG, PWC, empresas especializadas en gestión financiera, con encargos en la Santa Sede como la revisión de los balances consolidados. Otras sociedades, como Promontory Group y Deloitte figuran también como asesoras del Vaticano. La 'limpieza' de cuentas del IOR ha sido realizada por Promontory.

Según Peloso, se trata de organizaciones e instituciones que se colaron en el Vaticano tras la elección de Francisco, sobre las que “sería ingenuo no plantearse la cuestión” de qué juego está haciendo el Opus Dei en todo ello, visto que varios miembros de dichas organizaciones forman parte de la Obra fundada por monseñor Escrivá de Balaguer. La conclusión de Peloso es que monseñor Balda no sería el desquiciado psicológico que se quiere presentar.