Ir a contenido

Acuerdo para formar un Gobierno de unidad en Libia

Los participantes en la cumbre de Roma logran que los dos ejecutivos alcancen un pacto

Rossend Domènech

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el representante especial, Martin Kobler, durante la conferencia de Roma.

El ministro de Exteriores italiano, Paolo Gentiloni, el secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el representante especial, Martin Kobler, durante la conferencia de Roma. / EFE / GIORGIO ONORATI

Los representantes de 17 países, los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y otras instituciones internacionales consiguieron el domingo por la noche en Roma que los gobiernos libios de Tripoli y de Tobruk pactasen la formación de un Ejecutivo nacional único.

Los avances del Estado Islámico en la excolonia italiana, que amenazan directamente intereses económicos y la frontera sur de la Unión Europea, seguramente hayan contribuido a acelerar un acuerdo que llevaba un año negociándose sin éxito en Túnez, Suiza y otros países.

El pacto alcanzado era una premisa indispensable para una eventual intervención internacional en el país, gobernado hasta el 2011 por Muamar Gadafi y desde entonces sumido en un caos entre gobiernos y parlamentos distintos y pretensiones territoriales de las tribus libias. “Libia se puede transformar en una Somalia”, habían advertido numerosos analistas y el mismo gobierno de Roma.

FIRMA EL MIÉRCOLES

La firma del acuerdo tendrá lugar este miércoles y la formación del Ejecutivo  “antes de 40 días”, dijo ayer John Kerry, secretario de Estado de los EEUU, según el que, tras la firma y la composición del nuevo gabinete, la comunidad internacional  “podrá ayudarle a gobernar”. El pacto alcanzado comprende también ayudas económicas internacionales, según ilustró Filippo Gentiloni, ministro de Exteriores de Roma, el cual subrayó que “se ha tratado de una jornada importante, pero que no resuelve todos los problemas”.

El acuerdo de Roma ha sido alcanzado después de semanas en las que varios países de Oriente Medio advertieran de que numerosos componentes del EI se estaban trasladando desde Siria e Irak hacia Libia, incluido el líder Al Bagdadi.  Actualmente el EI se ha consolidado en las ocalidades de Sirte y Derna, desde donde realizan incursiones hacia otras partes del país.

DRONES DESDE SICILIA

Frente a las costas libias están ancladas, oficialmente en aguas internacionales, numerosas naves de guerra de los países de la UE y de los EEUU. Estos últimos también colaboran con drones que estacionan en la isla de Sicilia, con los que han eliminado alguno de los líderes del EI en suelo líbio. Las autoridades de Francia y Gran Bretaña han informado en días pasados que estaban dispuestas y listas para bombardear en Libia y aviones de París ya realizan vuelos de reconocimiento sobre el país.

En la frontera sur de Libia se encuentran también tropas de cuerpos especiales estadounidenses y franceses, que de hecho han cerrado los flujos migratorios y de todas suerte de tráficos, armas incluidas, desde el África subsahariana hacia Tripoli y otras ciudades libias.