11 jul 2020

Ir a contenido

DECISIÓN POR CONSENSO

La OTAN provoca la irritación de Rusia con la invitación a Montenegro

El Kremlim se enfada y amenaza con represalias si continúa la ampliación al Este

La incorporación de este país de los Balcanes occidentales elevará a 29 el bando aliado

Silvia Martinez

El ministro de Exteriores de Montenegro, Igor Luksic (izquierda) y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras la invitación al país balcánico.

El ministro de Exteriores de Montenegro, Igor Luksic (izquierda) y el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, tras la invitación al país balcánico. / AP / VIRGINIA MAYO

Los ministros de Exteriores de la Alianza Atlántica han invitado formalmente a Montenegro a unirse a la OTAN en un gesto que enrarecerá todavía más las relaciones con Moscú, que considera la ampliación y la incorporación de este pequeño país, independizado de Serbia en el 2006, como una amenaza para su seguridad nacional que desestabilizará la región. “Es un paso importante en la integración euroatlántica de toda la región de los Balcanes occidentales y confirma la política de puertas abiertas de la OTAN para completar nuestra visión de una Europa completa, libre y en paz”, defiende el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg.

Las negociaciones arrancarán a comienzos del 2016 y una vez completadas elevarán el número de países aliados a 29. La decisión, calificada de “histórica”, se ha adoptado por consenso durante la reunión del Consejo Atlántico a la que han asistido también el viceprimer ministro y responsable de Exteriores montenegrino, Igor Luksic, así como la ministra de Defensa, Milica Pejanovic-Durisic. “Es un buen día para Montenegro, para los Balcanes occidentales y para la Alianza Atlántica”, valoraba Stoltenberg. “Es un gran día para mi país, creo que muy merecido”, ha añadido Luksic, convencido de que están preparados y prometiendo seguir haciendo reformas para completar con éxito el proceso.

De modo muy distinto lo ve el Kremlim y su portavoz, Dmitri Peskov, ya ha advertido que si continúa la expansión al Este de la Alianza Atlántica, Rusia adoptará medidas de represalia. “Tendríamos que cambiar nuestra política hacia este país”, ha asegurado también el diputado ruso Sergei Zheleznyak, augurando medidas económicas contra este pequeño país de menos de 700.000 habitantes que mantiene fuertes lazos económicos con Rusia.

RESOLUCIÓN PARLAMENTARIA

Montenegro fue invitado a sumarse al plan de acción de la OTAN en el 2009, empezó a negociar su plena incorporación en el 2010 y en septiembre de este año su Parlamento aprobó una resolución de apoyo a la adhesión, con 79 votos a favor, 50 en contra y el llamamiento de la oposición a la convocatoria de un referéndum para avalar la decisión.

Aunque Rusia se ha empleado a fondo para impedir esta nueva incorporación, con el envío de cartas denunciando un movimiento que, asegura, desestabilizará la región, desde la Alianza descartan que vaya a tener ninguna repercusión. “Entiendo la perspectiva de Rusia, pero esto no va de Rusia. Se trata de Montenegro, que, por cierto, está a cientos de millas de distancia”, decía el lunes el embajador estadounidense Douglas Lute.

REFORMAS EN DEFENSA

Según ha anunciado la Alianza, la decisión es el reflejo del compromiso de Montenegro con los valores comunes y la seguridad internacional. Las negociaciones empezarán a principios del próximo año, pero la OTAN seguirá evaluando las reformas que todavía se le exigen al país en materia de defensa, para adaptar sus fuerzas armadas, así como reformas internas en relación con el Estado de derecho, y progresos para conseguir el apoyo de la opinión pública montenegrina.

“Este no es el final del camino”, ha recordado Stoltenberg. Una vez que las negociaciones concluyan, previsiblemente no antes de año y medio, el bando aliado firmará el protocolo de adhesión que deberá ser ratificado en los parlamentos de los 28 países que forman actualmente parte de la Alianza.

LA ÚLTIMA AMPLIACIÓN, EN EL 2009

La última ampliación de la OTAN tuvo lugar en abril del 2009 cuando se incorporaron Albania Croacia y previsiblemente la de Montenegro no será la última. Otros países que aspiraban a entrar son Ucrania, Bosnia y Herzegovina, la exrepública yugoslava de Macedonia o Georgia, que recibieron en el 2008 promesa de incorporación siempre que cumplan con los criterios exigidos. El primero ha decidido por ahora no seguir el camino mientras persisten fuertes resistencias dentro de la OTAN a la incorporación del segundo tras el conflicto que terminó con la separación de Abjazia y Osetia del sur, territorio reconocidos por Rusia.