Ir a contenido

Kosovo da un paso decisivo para una futura entrada en la Unión Europea

El presidente de ese territorio, que se autoproclamó independiente en el 2008, firma este martes el acuerdo de asociación y estabilización cn Bruselas

SILVIA MARTÍNEZ / BRUSELAS

Aficionados de Kosovo animan a su selección de fútbol durante un partido amistoso contra Haití.

Aficionados de Kosovo animan a su selección de fútbol durante un partido amistoso contra Haití. / EFE / ARMEND NIMANI

La Unión Europea y Kosovo firmarán este mediodía en una ceremonia en Estrasburgo a la que asisten la vicepresidenta de la Comisión Europea, Federica Mogherini, el comisario de vecindad, Johannes Hahn, y el presidente de Kosovo, Isa Mustafá, el acuerdo de asociación y estabilización.

Un pacto más que simbólico ya que se trata de un paso imprescindible para todo aquel país que quiera algún día entrar a formar parte de la familia europea. Hasta ahora este territorio, que se autoproclamó independiente de Serbia en febrero de 2008, era el único país de los Balcanes que no lo había firmado.

Las negociaciones concluyeron en julio del año pasado pero han estado plagadas de altibajos desde que arrancaron, ante las muchas trabas puestas por algunos Estados miembros que no reconocen la independencia de Kosovo.

Este es el caso de España, que veía en este proceso un precedente ante eventuales procesos de independencia internos, de Rumanía, Chipre, Grecia o Eslovaquia. Aún así, todos ellos aceptaron que Bruselas comenzara a negociar y la semana pasada los 28 gobiernos daban finalmente luz verde también a la firma.

El acuerdo incluye en su artículo segundo que su firma no implicará el “reconocimiento de Kosovo” por parte de la UE como un Estado independiente ni supone un reconocimiento explícito de todos y cada uno de los Estados miembros de forma individual. 

ÁREA DE LIBRE COMERCIO

El pacto incluye la creación gradual de un área de libre comercio con este territorio y garantizará el acceso al mercado comunitario de los productos kosovares sin muchas restricciones. Kosovo, no obstante, tendrá un período de gracia de diez años para eliminar los aranceles que impone a los productos europeos que quieran entrar en su mercado.

El acuerdo también incluye capítulos en materia de justicia, seguridad, diálogo político y cooperación así como educación, medio ambiente o energía con vistas a facilitar y ayudar a Kosovo a acercarse hacia los estándares europeos y garantiza la disposición de la UE a “dar pasos concretos para materializar la perspectiva europea y el acercamiento a la UE”. La Comisión Europea mantendrá por su parte el derecho de supervisión.

PRIMER PACTO VINCULANTE


Se trata de la primera vez que ambas partes firman un pacto vinculante que ha sido posible gracias al acercamiento político entre Pristina y Belgrado. Las tensiones entre ambas capitales han sido importantes pero en abril de 2013, con la Comisión Europea como mediadora, firmaban un pacto para normalizar relaciones -aunque Serbia sigue reconoce la independencia de Kosovo- que permitió desatascar también las negociaciones entre Bruselas y Serbia. El acuerdo entrará en vigor a lo largo de 2016.