Cientos de mujeres son encarceladas cada año en Emiratos Árabes por relaciones sexuales fuera del matrimonio

Empleadas del hogar extranjeras son violadas y después castigadas con la cárcel y latigazos, según una investigación de la BBC

Filmación secreta de una filipina con grilletes en Emiratos Árabes.

2
Se lee en minutos

Cientos de mujeres, algunas de ellas embarazadas, o personal de servicio doméstico que son víctimas de violación, son encarceladas cada año en los Emiratos Árabes Unidos (EUA), de acuerdo con leyes que prohíben las relaciones sexuales, incluso las consentidas, fuera del matrimonio, según una investigación de la BBC en árabe.

Material de archivo secreto obtenido por la BBC muestra a mujeres embarazadas, encadenadas con grilletes, entrando en una sala judicial para ser sentenciadas a penas de meses o años de prisión y a ser flageladas.

"Debido a que las autoridades de los EAU no han aclarado lo que entienden por indecencia, los jueces pueden usar su cultura y costumbres y la sharia en última instancia, para ampliar a cabo esa definición y condenar a las personas por relaciones sexuales ilícitas o incluso actos de afecto en público", dijo Rothna Begum, investigadora de derechos de mujeres de Human Rights Watch en Londres.

Tanto los hombres como las mujeres pueden, en teoría, ser encarcelados por mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio, pero la investigación descubrió que en realidad el embarazo se utiliza como "prueba del delito" contra empleadas del hogar extranjeras (alrededor de 150.000 en los Emiratos Árabes), el colectivo más vulnerable.

Escándalo con europeas

No hay cifras oficiales disponibles sobre el número de mujeres encarceladas cada año, pero las estimaciones hablan de cientos. Algunos casos han salido a la luz pública. En el 2010 una mujer británica que denunció a un camarero por violación en Dubái fue arrestada por tener sexo ilegal con su prometido.

Unos años más tarde una noruega llamada Marte Dalelv, que denunció haber sido violada por su compañero sentimental, fue encarcelada por lo mismo, por tener sexo fuera del matrimonio y solo fue liberada después de las protestas de la comunidad internacional.

La BBC Árabe habló con una mujer de los Emiratos, llamada Hessa, que se enteró de que estaba embarazada de un hombre con el que había tenido relaciones durante seis años y que se había comprometido a convertirla en su segunda esposa.

"Cuando le dije que llevaba a su hijo se enfadó mucho. Entonces me golpeó", contó a la cadena británica. "Él dijo: 'voy a decirle a tu familia que has perdido el honor'". Dada la situación, ella decidió abortar. "No puedo tener un hijo sin estar casada", se dijo. "Una mujer no puede tener un hijo con alguien que ama. Si mi familia se hubiera enterado, me habría matado".

"Le mordí"

Hessa tuvo relaciones consentidas, pero otras mujeres se encuentran en prisión después de haber sido violadas. Laily, quien emigró desde Bangladesh para un trabajo como empleada doméstica, fue presuntamente violada por su jefe, sobre quien otros trabajadores ya le habían advertido de que "era un hombre realmente malo".

Noticias relacionadas

"Yo le dije que me iba a electrocutar allí mismo y morir si no se iba", explicó a la BBC en árabe. "Grité y rogué a sus pies. Lo llamé 'padre'. Y le dije: '¡Un padre no puede hacer esto a su hija'. Lo empujé, cayó. Le mordí. Luego me ató las manos y los pies y abusó de mí un honor".

Según Amnistía Internacional, la situación está lejos de ser poco común. "Las víctimas de violación han sido acusadas de haber mantenido relaciones sexuales ilícitas, mientras que las propias acusaciones de violación se han quedado sin investigar", dijo. "Mientras que las informaciones de prensa sugieren que esta situación ha mejorado ligeramente, diferentes relatos indican que las mujeres de las comunidades de migrantes continúan siendo detenidas por las relaciones sexuales ilícitas y a menudo se pudren en la cárcel con sus bebés recién nacidos".