Ir a contenido

NUEVA POLÉMICA DEL ASPIRANTE REPUBLICANO

Trump, expulsado de un acto de un lobi conservador por sus comentarios sobre la menstruación de una periodista

"Le salía sangre de su... donde sea", afirmó el magnate, molesto por las preguntas que le hizo Megyn Kelly en el debate

 Donald Trump, durante el debate de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca, el jueves en Cleveland. / AFP / CHIP SOMODEVILLA

 Donald Trump, durante el debate de los aspirantes republicanos a la Casa Blanca, el jueves en Cleveland.
 La periodista Megyn Kelly, junto a los otros moderadores del debate de candidatos republicanos.

/

Donald Trump no le gustó cómo la periodista de Fox News Megyn Kelly, moderadora del debate de candidatos republicanos del jueves, se dirigió a él. El magnate y aspirante a la Casa Blanca consideró que la periodista, la única mujer de los tres periodistas presentes en el plató, utilizaba un tono muy agresivo y al finalizar el debate no dudó en expresar su protesta aludiendo a la menstruación de Kelly: "Le salía sangre de su... donde sea", afirmó en declaraciones a la CNN en otra de sus salidas de tono.

Durante el debate, Kelly, una de las periodistas más destacadas de la cadena Fox, le preguntó a Trump por los comentarios  que este ha realizado en el pasado sobre las mujeres, a las que llegó a calificar de "cerdas gordas, perras, guarras y animales desagradables", a lo que Trump respondió con un escueto "'solo a Rosie O'Donnell". Más tarde le espetó: "He sido muy amable contigo, aunque podría no haberlo sido por como me has tratado".

El nuevo exabrupto ya le ha pasado factura. Además de las críticas que ha recibido en redes sociales, se ha quedado sin poder asistir a un acto organizado por Red State, un importante lobi conservador, que le había invitado a pronunciar un discurso en la conferencia que este sábado celebra en Atlanta.

"COMENTARIOS INAPROPIADOS"

El máximo responsable de Red State, Erick Erickson, le ha retirado la invitación por sus "inapropiados comentarios" sobre Kelly. "Fue demasiado lejos con ese comentario sobre Megyn Kelly", ha apuntado el activista conservador. En su lugar, Red State ha invitado a la Kelly, uno de las presentadoras más importantes de la cadena Fox.

"Siento haberle desinvitado. Pero no quiero en el escenario a alguien que cuando una mujer le hace una pregunta hostil su primera reacción es aludir a las hormonas. Estuvo mal", ha argumentado Erickson. "No es un político profesional y ya sabemos que tiene un lenguaje brusco, Pero hay líneas que ni los políticos no profesionales ni quienes hablan de forma brusca deben cruzar. La decencia es una de esas líneas", ha añadido.

Trump no se ha inmutado y su campaña ha atribuido esta decisión a la "debilidad de ser políticamente correcto. "A quienes esperaban a Trump, decirles que lo sentimos. Culpen a Erick Erickson, un dirigente débil y patético. Haremos campaña en otro sitio", han apuntado en un comunicado.