06 abr 2020

Ir a contenido

Secuestro masivo

El Estado Islámico apresa a 230 civiles, muchos de ellos cristianos, en controles de carreteras y redadas en iglesias en el oeste de Siria

JAVIER TRIANA / ESTAMBUL

Los milicianos del Estado Islámico (EI) han secuestrado a «docenas de cristianos» de la ciudad de Al Qaryatayn, en el oeste de Siria. «Se desconoce el sino de 230 civiles de la ciudad, secuestrados por el EI, entre los que se incluyen docenas de cristianos, 45 mujeres y 19 niños, incluidas 11 familias», ha asegurado en su página web el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR, en sus siglas en inglés).

El SOHR, que cuenta con una red de informadores sobre el terreno, indicó que los yihadistas los raptaron siguiendo listados de nombres de personas sospechosas de colaborar con el Gobierno de Damasco. «Algunos de ellos, fueron secuestrados en el monasterio de Dar Alyan, donde guerrilleros sin identificar secuestraron hace diez semanas al obispo, Jack Mrad, a cargo del monasterio», agregó el texto.

El director del SOHR, Rami Abdulrahman, explicó a la agencia de noticias Reuters que los cristianos habían sido raptados «en controles de carretera, durante redadas o en iglesias».

Asimismo, señaló que varias familias habían perdido el contacto con otros cientos de residentes, familiares suyos, tanto cristianos como musulmanes, desde que los yihadistas tomaron la zona.

Según la fuente, se han registrado fuertes enfrentamientos armados entre los militares del régimen sirio, presidido por Bashar el Asad, junto a milicianos aliados, y los fundamentalistas del EI en el sureste de Homs, en los alrededores de Al Qaryatayn, y esta habría sido tomada por los radicales tras el intercambio de fuego con las fuerzas gubernamentales, que coronaron con varios ataques suicidas.

FAMILIAS CAUTIVAS

Varias asociaciones de cristianos sirios denunciaron este último episodio de violencia sectaria contra su fe en Siria. Fuentes de la Federación Asiria de Suecia apuntaron a la cadena británica BBC que unas cien familias permanecían cautivas.

Algunos miembros de la agrupación, que tienen familias en Al Qaryatayn, lamentaron la imposibilidad de ponerse en contacto con ellas y admitieron desconocer las condiciones de su cautiverio. En febrero, al menos 250 cristianos asirios fueron secuestrados por el EI en el noreste de Siria y estarían todavía bajo la tutela de los yihadistas.

La localidad de Al Qaryatayn está ubicada cerca de la frontera siria con el Líbano y de la carretera que conecta la antigua ciudad romana de Palmira (bajo control yihadista desde mayo) con Homs. A pesar de los esfuerzos del régimen sirio de contener al Estado Islámico, los radicales han seguido expandiéndose en las zonas desérticas del país.

El EI practica una versión delirante de la vertiente suní del islam y amenaza a los seguidores de otras fes (a quienes considera infieles) en los territorios que domina. En muchas ocasiones ha obligado a los cristianos a convertirse al islam, a pagar un impuesto religioso, o a atenerse a las consecuencias, siendo la muerte una de las opciones más comunes.

Algunos de los cristianos secuestrados en Al Qaryatayn habían huido de los combates en la provincia de Alepo. En Siria habitan practicantes de diversas confesiones cristianas, como la católica, la siríaca, la griega-ortodoxa y la protestante, entre otras.