GUERRA EN YEMEN

Arabia Saudí continúa el bombardeo contra los rebeldes de Yemen

Los ataques liderados por la coalición de países suní han causado 39 muertos civiles y el presidente yemení viaja a Egipto para reunirse con la Liga Árabe

Yemenís se reúnen cerca de un vehículo incendiado propiedad de combatientes Huthi. / EFE

Yemenís se reúnen cerca de un vehículo incendiado propiedad de combatientes Huthi.
Los rebeldes chiís Huthis protestan en Saná contra los bombardeos de la coalición liderada por Arabia Saudita.

/

2
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO

Sigue el polvorín en Yemen. La operación militar suní liderada por Arabia Saudita ha bombardeado por segunda noche consecutiva las posiciones de los rebeldes huthis. Los ataques, según han informado funcionarios del Ministerio de Salud en Saná, han causado la muerte de 39 civiles.

El presidente yemení derrocado por los Huthis, Abd Rabbo Mansour Hadi, se dirige a Egipto, donde este domingo participará en la cumbre de la Liga Árabe. El político, reconocido por la comunidad internacional, abandonó ayer el país y voló hacia Arabia Saudita después que los rebeldes avanzaran hasta la ciudad de Aden.

Los ataques en Yemen contra los rebeldes chiíes, que tomaron el control de la capital yemení y parte del territorio en el suroeste del país, están siendo un “éxito”, según ha comentado el general Ahmed Asiri, portavoz de la Operación Tormenta Decisiva. El militar saudí ha remarcado que en la primera fase de los ataques se han destruido las defensas aéreas de los Huthis y se han atacado sus bases principales gracias a “la supremacía” de la aviación de la coalición. Arabia Saudita sólo ha necesitado 15 minutos para controlar todo el espacio aéreo yemení, según ha informado la Agencia de Prensa Saudí.

Abdelmalek al Huthi, líder de los rebeldes Huthis, ha asegurado que el ataque saudí es un “acto despreciable” y ha remarcado que no se rendirán ante los bombardeos de la coalición árabe encabezada por las monarquías del Golfo.

CONFLICTO SECTARIO

La campaña militar iniciada este pasado miércoles en Yemen es vista por los analistas políticos como un nuevo episodio de enfrentamientos entre dos de las mayores potencias del mundo árabe. Arabia Saudita, el país suní más poderoso del Oriente Próximo, se ha enfrentado a Irán, la principal potencia chií, desde la revolución de los ayatolás de 1979.

Noticias relacionadas

Ese conflicto geopolítico, agrupado por bloques religiosos, se puede apreciar en la alianza forjada para combatir a los Huthis de Yemen. En el ataque liderado por Arabia Saudita también participan otras naciones sunís como Qatar, Egipto, Emiratos Árabes UnidosBahréinKuwaitPakistánSudan (el único país no árabe), Jordania Marruecos y se cuenta con la cooperación logística de Estados Unidos.

La Operación Tormenta Decisiva, como se ha apodado la campaña militar, es vista como una respuesta a la creciente influencia de Irán en la región, percibida como una amenaza por la potencias sunís. Los rebeldes, que tomaron el control de gran parte de Yemen en diciembre de 2014, son próximos al régimen iraní. Irán ha ganado influencia en la zona después de su participación en los ataques contra el Estado Islámico en Irak.