Ir a contenido

DRAMÁTICA CUENTA ATRÁS

Nuevo ultimátum del Estado Islámico para salvar a los rehenes de Japón y Jordania

El grupo yihadista alarga el plazo hasta "la puesta de sol" para intercambiar a los cautivos por una extremista iraquí

El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha dado un nuevo plazo hasta "la puesta de sol" de este jueves para tener listo el intercambio de la activista Sajida al-Rishawi, y evitar así las ejecuciones del periodista japonés y el piloto jordano que tiene cautivos.

Cuentas ligadas al grupo yihadista en Twitter han publicado un audio en el que supuestamente se oye la voz del periodista nipón Kenji Goto exponiendo la nuevas exigencias del EI, informa Efe.

"Si Sajida al-Rishawi no está lista para ser canjeada, a cambio de que se me perdone la vida, en la frontera turca para el jueves 29 de enero a la puesta del sol, hora de Mosul, el piloto jordano Muaz Kasasbeh será ejecutado inmediatamente", dice el audio.

Se trata del tercer ultimátum que se da sobre Goto, retenido aparentemente desde octubre pasado por los yihadistas.

200 MILLONES DE DÓLARES

La semana pasada, el EI fijó un plazo de 72 horas para que el Ejecutivo nipón pagara 200 millones de dólares a cambio de no asesinar a Goto y a otro ciudadano nipón, Haruna Yukawa, que fue ejecutado el pasado sábado.

El martes, los yihadistas plantearon nuevas exigencias y dieron otro ultimátum de 24 horas para que se liberara a la extremista Sayida al- Rishawi, detenida y condenada a muerte en Jordania por un atentado fallido en el 2005, a cambio de no matar a Goto y Kasasbeh, en poder del EI desde diciembre.

POSIBLE EXCARCELACIÓN

El Gobierno jordano dijo este miércoles que está dispuesto a excarcelar a la terrorista iraquí si el grupo yihadista deja en libertad al piloto jordano capturado en Siria.

El portavoz gubernamental jordano, Mohamed al Momani, explicó en un comunicado que su prioridad es garantizar la supervivencia del piloto Muaz Kasasbeh, por lo que liberarán a la terrorista si el soldado regresa "a salvo".

Al Rishawi está encarcelada en Jordania desde el 2005 por participar en el atentado más sangriento de la historia reciente del país, que no llegó a perpetrar porque le falló el cinturón de explosivos que llevaba encima.

0 Comentarios
cargando