Ir a contenido

TENSIÓN ENTRE WASHINGTON y PYonYANG

EEUU anuncia una respuesta al ciberataque contra Sony

El FBI acusa directamente al régimen de Pyonyang del ataque informático

Obama considera un «error» la suspensión del estreno de la película

RICARDO MIR DE FRANCIA / BARCELONA

lo que empezó con una cascada de revelaciones embarazosas, después de que unos hackers accedieran a los ordenadores de Sony Pictures y colgaran en la red toda clase de información privada, dio paso a un encendido debate en Hollywood sobre la libertad de expresión y ahora podría convertirse en un conflicto internacional de primer nivel. La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) ha acusado al régimen estalinista de Corea del Norte de estar detrás del ataque informático contra el estudio cinematográfico, que le ha llevado en última instancia a cancelar el estreno de la película La entrevista tras recibir amenaza, gesto que el presidente Barac Obama consideró un «error»

Aunque los ciberataques contra grandes empresas de Estados Unidos -Sony Pictures es una subsidiaria local de la multinacional japonesa Sony-- se han sucedido en los últimos años, esta es la primera vez que su Gobierno acusa explícitamente a otro país de estar detrás de uno de ellos. «La naturaleza destructiva de este ataque, unida a su naturaleza coercitiva, lo diferencian del resto», dijo el FBI. Al introducirse con en los ordenadores del estudio, los hackers robaron más de 6.000 correos elecrónicos, además de direcciones, tablas salariales o números de la seguridad social, pero también borraron de forma permanente parte de la información almacenada en los servidores. Se hacían llamar Guardianes de la paz.

Pero aquel fue solo el primer golpe porque unos días después volvieron a colarse en los ordenadores de Sony Pictures para amenazar con represalias si se estrenaba La entrevista, una comedia que narra el asesinato ficticio del líder supremo norcoreano, Kim Jong Un, y que debía llegar a los cines el 25 de diciembre. «El mundo se llenará de miedo», decían los mensajes instando a los espectadores a que se alejaran de los cines. «Recordad el 11 de septiembre del 2001. Os recomendamos que os alejéis de los lugares en ese momento».

Tras conocerse las amenazas, las mayores salas de cine del país anunciaron que no emitirían la película. Poco después Sony acabó capitulando y el miércoles suspendió el estreno de la película, una decisión que despertó numerosas críticas de algunos actores y medios de comunicación.

Ayer, Obama calificó de «error» la decisión de Sony. «No podemos tener una sociedad en la que cualquier dictador puede empezar a imponer una censura aquí en Estados Unidos», afirmó el presidente, que aseguró que «responderá de forma proporcionada» a Corea del Norte.

«VARIAS OPCIONES» / «Estamos considerando varias opciones como parte de nuestra potencial respuesta», dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Bernadette Meehan. «Si EEUU no responde al ataque pirata contra Sony , eso no afectará solo a las películas, pero a toda la economía». El presidente hizo esta declaración poco después de que el FBI afirmara que tiene «suficiente» información para concluir que el Gobierno norcoreano es responsable del ataque cibernético a Sony,

0 Comentarios
cargando