Ir a contenido

crisis en eeuu

Vía libre al plan de Detroit para salir de la bancarrota

I. N.
NUEVA YORK

Año y medio después de convertirse en la mayor urbe de Estados Unidos forzada a acogerse a las leyes de bancarrota, la ciudad empieza a ver la luz al final del túnel. Un juez federal aprobó ayer el plan planteado por el municipio, que ha logrado el acuerdo de funcionarios jubilados, tenedores de bonos y otros acreedores para eliminar al menos 7.000 millones de dólares de los 18.000 que adeuda. Detroit, asimismo, se compromete a realizar inversiones en sus degradados servicios públicos por valor de entre 1.400 y 1.700 millones en la próxima década.

Al anunciar su decisión el juez Steven Rhodes ha calificado de casi «milagroso» el pacto alcanzado con los pensionistas públicos, que han aceptado un recorte de sus pensiones del 4,5% y en las que ya no habrá ajuste a la inflación (policías y bomberos solo perderán el ajuste al IPC). El magistrado, además, ha rechazado todas las objeciones al plan declarando que «la ciudad es insolvente y necesita desesperadamente arreglar su futuro».

Parte del plan estará basado en desembolsos que harán en las próximas dos décadas fundaciones, el estado de Michigan y donantes del Instituto de Artes de Detroit, que no tendrá finalmente que vender ninguna de sus obras. El plan establece además la creación de una comisión de control, dominada por cargos nombrados por el gobernador, que supervisará las finanzas de la ciudad.