Ir a contenido

Cumbre de la Unión Europea

Hollande y Renzi impulsan una cumbre sobre el crecimiento

El presidente francés reúne en París a los líderes socialdemócratas de la UE

VICENÇ BATALLA / PARÍS
PILAR SANTOS / BRUSELAS

Para intentar contrarrestar la política de austeridad de la cancillera alemana Angela Merkel, el presidente francés François Hollande y el primer ministro italiano Matteo Renzi

decidieron ayer impulsar la celebración de una cumbre extraordinaria de la Unión Europea (UE) dedicada al crecimiento y la ocupación el próximo 6 de octubre en Roma. Según la propuesta, dicha cumbre se encadenaría con otra de la eurozona. En Bruselas, se daba ayer por hecho que se celebrará.

Horas antes del Consejo Europeo de Bruselas, Hollande reunió ayer en París a  ocho de los nueve jefes de Gobierno socialdemócratas de la UE (el único que no asistió fue el de la República Checa) en un esfuerzo para intentar equilibrar las fuerzas ante la actual mayoría conservadora. También estaban presentes el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el vicecanciller alemán y ministro de Economía, Sigmar Gabriel, ambos socialdemócratas.

No es la primera vez que París y Roma intentan flexibilizar la política monetaria europea y el ritmo de reducción de los déficits.

A las presiones a Merkel para que cambie de estrategia económica no se sumará el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, que está viviendo algo así como una alianza de la austeridad con la cancillera.

EJEMPLO A SEGUIR / La dirigente alemana considera que España, que encabezó la tasa de crecimiento de la zona euro en el segundo trimestre (0,6%), es el ejemplo a seguir, pese a los más de cinco millones de parados y ser el segundo país con más desempleados, solo por detrás de Grecia.

Esta luna de miel que Rajoy está viviendo con Merkel, y que se escenificó a principios de semana en Santiago de Compostela, está dando réditos al Ejecutivo español en términos de peso europeo. La cancillera ha dado su apoyo público al ministro de Economía, Luis de Guindos, para que sea el próximo presidente del Eurogrupo, un éxito diplomático para Rajoy, teniendo en cuenta que hace solo dos años España estaba en todas las portadas por miedo a la quiebra total de su economía.

Pese a la voluntad de no aparecer enfrentados a la dirigente de la Unión Demócratacristiana (CDU), fuentes diplomáticas españolas aseguraron que la Moncloa sí defenderá que se desbloqueen cuanto antes los 300.000 millones de euros para inversiones a nivel europeo que prometió el futuro de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, otra de las reivindicaciones de Hollande.