RECONOCIMIENTO A UNA LARGA CARRERA

Marginedas gana el premio de periodismo Cirilo Rodríguez

El jurado reconoce el rigor, la valentía y la dilatada trayectoria del reportero

El periodista de EL PERIÓDICO agradece todo el apoyo recibido durante su secuestro

Marc Marginedas, ayer en Segovia, al recoger el premio, junto a los finalistas.

Marc Marginedas, ayer en Segovia, al recoger el premio, junto a los finalistas. / PABLO MARTÍN

1
Se lee en minutos
EL PERIÓDICO
SEGOVIA

Cuando el reportero de EL PERIÓDICO Marc Marginedas quedó finalista del prestigioso  premio Cirilo Rodríguez el año pasado pidió en su discurso que los medios de comunicación siguieran apostando por la cobertura de los conflictos para que no cayeran en el olvido. Entonces, Marginedas no sabía que EL PERIÓDICO DE CATALUNYA le enviaría a Siria, donde sería secuestrado durante medio año por islamistas radicales. Un año después de aquel discurso, liberado ya, Marginedas se erigió ayer en el ganador de la 30ª edición del Cirilo Rodríguez, que reconoce la trayectoria de los corresponsales y enviados especiales de medios españoles en el extranjero.

El jurado, compuesto por representantes de los principales medios de comunicación españoles escritos y audiovisuales, destacó de Marginedas su dilatada carrera como corresponsal y enviado especial, su valentía, rigor y compromiso. Emocionado al recibir el galardón en un acto celebrado en el parador de Segovia, Marginedas dedicó el reconocimiento a EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, que promueve la información internacional de calidad con apuestas de alto riesgo, como se ha constatado en la guerra de Siria.

Marginedas, de 46 años, quiso hacer una mención muy especial a «todos aquellos compañeros periodistas y estudiantes universitarios» que durante el secuestro de seis meses se movilizaron por él, por Javier Espinosa y por Ricard Garcia Vilanova. «No sabéis cómo habéis ayudado», dijo el reportero.

Noticias relacionadas

Marc lleva casi dos décadas como corresponsal y enviado especial a zonas de conflicto. Inició su trayectoria como corresponsal de guerra en Argelia desde 1995, donde durante tres años cubrió el sangriento conflicto civil. En 1998 asumió la corresponsalía en Rusia y, desde el 2002, cuando regresó a la redacción de Barcelona, es el enviado especial a zonas de conflicto. Su amplia trayectoria está recogida en su primer libro, Periodismo en el campo de batalla.

HOMENAJE / El premio consistió en una escultura de vidrio y un cheque de 6.000 euros. También recibieron sendas esculturas y un cheque de 1.000 euros cada uno de los otros dos finalistas, Javier Martín, delegado de la agencia Efe en Israel, y Ángeles Espinosa, la enviada especial del diario El País a Oriente Próximo. En el acto se rindió homenaje al fallecido Manu Leguineche, el primer periodista premiado con el Cirilo Rodríguez, en 1984, y conocido como «el jefe de la tribu de los corresponsales».