Una nación dividida

El juicio contra Manning deja al descubierto el abismo entre partidarios y detractores del exanalista, un traidor para unos y un mártir de los derechos civiles para otros

Manning (centro) llega a los juzgados de Fort George G. Meade (Maryland) para escuchar su sentencia, ayer.

Manning (centro) llega a los juzgados de Fort George G. Meade (Maryland) para escuchar su sentencia, ayer. / SHAWN THEW (EFE)

Se lee en minutos

RICARDO MIR DE FRANCIA / Washington

Ya no hay vuelta atrás. Eltribunal militarha dictadosentenciaparaBradley Manning, pero conEdward Snowdensuelto, el debate sobre las fronteras entre losderechos civilesy la protección de lossecretos de Estadoestá lejos de acabar.

Te puede interesar

Para algunos, el diminuto soldado de 25 años pasará a la historia como un mártir de losderechos humanosy la libertad. Para otros, como un simpletraidora la patria. Muchas preguntas siguen, sin embargo, abiertas tras los 19 meses de juicio a puerta cerrada. ¿Es lícito revelardocumentos clasificadoscuando airean potencialescrímenes de guerra? ¿Dónde empieza y acaba elinterés público? ¿O hasta qué punto dañaron aEEUUlos documentos deWikileaks?

>>Lea la información completa sobre eldebate en torno a la actuación del soldado Manning en e-Periódico.