Ir a contenido

VIOLENTA TRANSICIÓN EN EGIPTO

Un tribunal de El Cairo revisará hoy la petición para liberar a Mubarak

Fuentes judiciales señalan que el expresidente egipcio seguirá en prisión porque aún debe ser juzgado por la muerte de manifestantes en el 2011

Un tribunal de El Cairo, reunido en la cárcel de Tora, revisará este miércoles una solicitud de los abogados del expresidente egipcio Hosni Mubarak para que lo dejen en libertad provisional por un caso de corrupción, aunque podría seguir encarcelado por otro proceso pendiente.

Si el tribunal accede a la petición, no habría argumentos legales para proseguir con el encarcelamiento de Mubarak, pese a que aún debe ser juzgado por complicidad en la muerte de manifestantes durante la revolución del 2011, que acabó con su derrocamiento.

Una fuente judicial ha explicado a Efe que a cambio de su liberación, los letrados han propuesto que su defendido reembolse al Estado egipcio todo el dinero que supuestamente cobró del diario 'Al Ahram' en concepto de honorarios por hacer propaganda al rotativo.

Sin embargo, la fuente ha indicado que Mubarak continuará en prisión aunque el juez dictamine su puesta en libertad, porque aún debe ser juzgado por la muerte de manifestantes en el 2011.

Este lunes, un tribunal ordenó la libertad provisional para Mubarak por otro caso de corrupción relacionado con el desvío de fondos públicos para construir y rehabilitar sus mansiones particulares al considerar que había superado el periodo máximo de prisión preventiva.

Mubarak afronta, además, con sus dos hijos y el empresario fugado Husein Salem, cargos de enriquecimiento ilícito y daño premeditado a los fondos públicos relacionados con la venta de gas al Estado de Israel.

Sin futuro político

A sus 85 años, Mubarak parece haber enterrado su futuro político, pero su liberación --que su abogado Farid al Dib predice que se producirá esta semana-- podría desatar nuevos disturbios y plantear la cuestión de si el levantamiento popular que acabó con sus tres décadas de mando dictatorial ha revertido definitivamente en una nueva forma de Gobierno militar.

Siete semanas atrás, el 3 de julio, las fuerzas armadas que una vez Mubarak comandó derrocaron a su sucesor democráticamente elegido, el islamista Mohamed Mursi, en un golpe de Estado que ha desembocado en el conflicto más sangriento de la historia moderna de Egipto.

Brutal desalojo

Este miércoles se cumple precisamente una semana del brutal desalojo de las dos acampadas de apoyo a Mursi que se instalaron en El Cairo. Desde entonces, los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad egipcias y los seguidores del expresidente islamista han causado cerca de 900 muertos, entre ellos un centenar de policías y soldados. Un portavoz de los islamistas Hermanos Musulmanes ha cifrado en unos 1.400 los muertos entre sus seguidores.

En una clara muestra de su determinación por silenciar las protestas islamistas, las nuevas autoridades egipcias surgidas del golpe militar arrestaron este martes al líder espiritual de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía, con lo que se culminó el desmantelamiento de la cúpula de la Hermandad.

0 Comentarios
cargando