Ir a contenido

El jefe del Ejército egipcio asegura que no permitirá la violencia y la destrucción del país

Al menos 36 islamistas han muerto cuando eran trasladados por la policía a una prisión al norte de El Cairo

Senadores de EEUU exigen la cancelación de las ayudas millonarias de Washington a las Fuerzas Armadas egipcias

Los islamistas han cancelado algunas de las manifestaciones que habían convocado para este domingo contra el golpe militar en Egipto, por "razones de seguridad", después de los enfrentamientos que han ocasionado en cuatro días más de 750 muertos. La decisión de suspender algunas marchas ha sido adoptada cuando el nuevo hombre fuerte del país, el jefe del todopoderoso Ejército, el general Abdel Fattah al-Sisi, ha declarado que su país "no se doblegará" ante la violencia de los islamistas, durante una audiencia a jefes militares y de la policía.

Por otra parte, al menos 36 presos, supuestos miembros de los Hermanos Musulmanes, han muerto cuando eran trasladados por un convoy policial a una cárcel al norte de El Cairo. Según fuentes oficiales, los fallecidos han intentado escapar aprovechando el ataque de un grupo armado que pretendía liberarlos. El convoy policial trasladaba a 612 presos islamistas. El partido Libertad y Justicia, brazo político de los Hermanos Musulmanes, ha calificado la muerte de los detenidos de "masacre sangrienta".

Según la agencia oficial Mena, durante este ataque, un oficial de policía ha sido secuestrado por los islamistas, aunque poco después ha sido puesto en libertad y trasladado a un hospital. Sobre los arrestados pesa una orden de detención por los disturbios del pasado viernes en la plaza de Ramsés de El Cairo.

Advertencia del hombre fuerte de Egipto

Unas horas antes, el ministro de Defensa y jefe del Ejército egipcio, general Abdel Fatah al Sisi, ha asegurado que las Fuerzas Armadas respetan la voluntad del pueblo y no ansían el poder, pero ha advertido a los islamistas de que no se doblegarán ante la violencia.

"No permaneceremos impasibles ante la destrucción del país y las amenazas contra la población", ha dicho Al Sisi en un discurso ante mandos de las fuerzas de seguridad, en sus primeras declaraciones desde el desalojo de las acampadas de los islamistas el pasado miércoles y la ola posterior de disturbios, que ha dejado cerca de 800 muertos.

El jefe de las Fuerzas Armadas ha pedido a los seguidores del depuesto presidente Mohamed Mursi que reflexionen, refiriéndose a aquellos que "se imaginan que la violencia hará arrodillarse al Estado y a los egipcios". También ha señalado que no permitirá que se transmita a los medios de comunicación occidentales una imagen "errónea de que hay una lucha entre el pueblo", así como que se utilice el islam para "amedrentar a la población".

"Proteger la voluntad del pueblo"

Al Sisi ha afirmado que "el pueblo tiene su voluntad libre para elegir a quien desea" y que el Ejército y la Policía respetarán la elección popular de las próximas autoridades. "El honor de proteger la voluntad del pueblo es un orgullo más grande que gobernar Egipto", ha dicho el titular de Defensa, dirigiéndose a quienes acusan a los militares de acaparar el poder en el país tras el derrocamiento de Mursi el pasado 3 de julio.

El jefe del Ejército ha señalado que en Egipto hay cabida para todas las facciones y que a las Fuerzas Armadas les preocupa "cada gota de sangre egipcia" derramada. Sin embargo, ha pedido a los islamistas que revisen sus "posturas hacia la patria" y que tomen conciencia de que "la legitimidad pertenece al pueblo, que se la da y quita a quien desea".

En este sentido, ha agregado que Mursi debería haber aceptado la celebración de un plebiscito sobre su continuación en el cargo.
"Fuimos honestos en todo y advertimos de que la disputa política llevaría a Egipto a un túnel oscuro", ha apostillado Al Sisi.

Durante la alocución, en la que ha estado presente el ministro del Interior, Mohamed Ibrahim, Al Sisi ha elogiado el papel de las Fuerzas Armadas y la Policía en proteger "el frente interno y la seguridad nacional". La tensión se ha disparado en Egipto desde el pasado miércoles, cuando las fuerzas de seguridad desmantelaron dos acampadas de islamistas en El Cairo.

Tensión en el centro de El Cairo

En el centro de El Cairo, ante una de las mezquitas de las que debía partir una manifestación pidiendo la vuelta al poder del presidente islamista Mohamed Morsi, depuesto por el Ejército el pasado 3 de julio, un periodista de la agencia France Presse vio a miembros de lso denominados comités populares, grupos de autodefensa formados generalmente por jóvenes armados que hostigan a hombres con barba y mujeres con velo integral. Ahmed Gomaa, una de las personas que esperaban fuera de la mezquita de Ibn Al-Assad Forat de Dokki, en el centro de la capital, comentó al reportero: "Estamos a la espera, te juro que los vamos a matar si se acercan la mezquita".

A causa de una aparente falta de organización de los Hermanos Musulmanes, la cofradía de Morsi,  la mayoría de cuyos dirigentes están en la cárcel o huidos, varias noticias contradictorias anunciaban este domingo tanto la cancelación como el mantenimiento de al menos nueve manifestaciones previstas.

Presión de senadores estadounidenses

El Ejército bloqueó las principales carreteras de El Cairo, para evitar las protestas islamistas, mientras que el Ministerio de Asuntos Religiosos anunció que las mezquitas solo permanecerían abiertas para la oración para tratar de evitar estas concentraciones políticas en lugares de culto. De todos modos, las imágenes de televisión mostraron manifestaciones fuera de la capital, donde los Hermanos Musulmanes son claramente mayoritarios.

Mientras, varios senadores estadounidenses, entre los cuales el republicano John McCain, han pedido que Estados Unidos cancele su sustanciosa ayuda militar a Egipto. Por el contrario, la Autoridad Palestina, Jordania y especialmente Riad han dicho que apoyan el Gobierno provisional egipcio "frente al terrorismo".

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.