Ir a contenido

El Gobierno egipcio se plantea ilegalizar a los Hermanos Musulmanes

El primer ministro ha propuesto la disolución al responsable gubernamental de conceder las licencias a las oenegés

La presidencia de la República declara que Egipto se halla en guerra contra el terrorismo y el "fascismo teocrático"

El primer ministro egipcio, Hazem el-Beblawi, ha propuesto la disolución legal de los Hermanos Musulmanes y el Gobierno está estudiando la idea, mientras el presidente de la República ha declarado que el país se encuentra en guerra "contra el terrorismo" y el "fascismo teocrático" de los islamistas, según manifestaron este sábado dos portavoces del nuevo régimen establecido tras el golpe de Estado del pasado 3 de julio.

Beblawi ha presentado la propuesta sobre los Hermanos Musulmanes al ministro de Asuntos Sociales, el responsable de conceder las licencias a las organizaciones no gubernamentales, dijo el portavoz Sherif Shawky. "Ahora mismo se está estudiando", dijo.

Los Hermanos Musulmanes fueron disueltos por las autoridades militares de Egipto en 1954, pero se registraron como una organización no gubernamental en marzo, en respuesta a un caso judicial presentado por rivales del grupo que se opinían a su legalización.

Los Hermanos Musulmanes, fundados en 1928, también tiene un brazo político registrado legalmente, el Partido de Justicia y Libertad, que fue creado en el 2011 después de las revueltas que desencadenaron la caída del veterano autócrata Hosni Mubarak.

"La reconciliación está ahí para aquellos cuyas manos no estén manchadas de sangre", dijo Shawky.

En guerra contra el "fascismo teocrático"

La Presidencia de Egipto ha declarado, por su parte, que el país se halla en "guerra contra el terrorismo" y acusó a los manifestantes islamistas que piden la restitución del depuesto presidente Mursi de ser "fuerzas extremistas". En una comparecencia ante la prensa, el asesor presidencial para Asuntos Políticos, Mustafa Higazi, aseguró que el pueblo egipcio salió a las calles para levantarse contra el "fascismo teocrático" de los Hermanos Musulmanes y que fueron los líderes de este grupo quienes impidieron un arreglo negociado a la crisis.

"Hablamos de un Estado y de un pueblo que están sufriendo un ataque, una guerra de desgaste por parte de fuerzas extremistas que solo pueden ser calificadas como terroristas", señaló Higazi, antes de aludir a la actividad de grupos yihadistas en la península del Sinaí como la prueba de esa conexión con el terrorismo.

Para el asesor presidencial, las acampadas islamistas de Rabea al Adauiya y Al Nahda en El Cairo --que fueron desmanteladas a sangre y fuego el pasado miércoles-- "no pueden ser descritas como pacíficas, ya que en ellas se cometieron torturas, asesinato de civiles e incitación a la violencia". Según Higazi, las nuevas autoridades surgidas del golpe de Estado del pasado 3 de julio intentaron llegar a una solución pacífica con los Hermanos Musulmanes, pero la "testarudez" de estos hizo imposible llegar a un arreglo.

Respecto a la afirmación previa de un portavoz gubernamental de que el Ejecutivo estudia la ilegalización de los Hermanos Musulmanes, Higazi se limitó a decir que no hay esfuerzos para disolver ninguna organización, pero que "toda organización que trabaje en Egipto tiene que estar legalizada con medidas jurídicas para que actúen dentro del marco de la ley".

0 Comentarios
cargando