La agencia AP acusa al Gobierno de Obama de 'pinchar' los teléfonos de sus periodistas

La Casa Blanca se desmarca de "investigaciones criminales que maneja el Departamento de Justicia"

El espionaje puede estar relacionado con presuntas revelaciones de información clasificada

Barack Obama, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, el pasado 30 de abril.

Barack Obama, durante una rueda de prensa en la Casa Blanca, el pasado 30 de abril. / JASON REED (Reuters)

1
Se lee en minutos

La agencia de noticias estadounidense Associated Press (AP) ha acusado al Gobierno de Barack Obama de 'pinchar' los teléfonos de 100 de sus periodistas. En una carta dirigida al secretario de Estado de Justicia, Eric Holder, la agencia denuncia el "intrusismo sin precedentes" de las autoridades federales por almacenar de manera secreta durante dos meses registros telefónicos de sus reporteros y oficinas.

"Estos registros revelan potenciales comunicaciones con fuentes confidenciales a lo largo de un periodo de dos meses en todas las actividades de recopilación de información llevadas a cabo por AP", señala en la carta Gary Pruitt, consejero delegado de la primera agencia de noticias de EEUU.

De acuerdo con la agencia, los investigadores federales recopilaron información de al menos 20 de sus líneas telefónicas en abril y mayo del 2012 sobre las llamadas salientes desde sus oficinas en Nueva York, Washington y Hartford (Connecticut). No aclara si también se registró la duración de las llamadas y los números entrantes. El Departamento de Justicia habría realizado estas averiguaciones en el marco de un mandato judicial para investigar presuntas revelaciones de información gubernamental clasificada.

La Casa Blanca se desmarca

Noticias relacionadas

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, ha salido rápidamente al paso de estas acusaciones y a través de un comunicado ha dicho no saber nada del asunto. "Más allá de las informaciones periodísticas, no tenemos conocimiento alguno de ningún intento del Departamento de Justicia de buscar registros telefónicos de AP", ha asegurado. Carney ha insistido que la Casa Blanca "no está involucrada en ninguna decisión tomada en relación con investigaciones criminales" y ha subrayado que "esas cuestiones son manejadas de manera independiente por el Departamento de Justicia".

AP supo de estos pinchazos el pasado viernes a través de una carta que remitió a la agencia el fiscal Ronald Machen del Departamento de Justicia en Washington. El portavoz de Machen, William Miller, ha eludido pronunciarse y, en un correo electrónico enviado al diario 'The Wall Street Journal', se ha limitado a asegurar que la fiscalía sigue todas "las leyes aplicables, regulaciones federales y normativas del Departamento de Justicia cuando se emiten mandatos judiciales para acceder a registros de llamadas de organizaciones periodísticas".