13 jul 2020

Ir a contenido

GUERRA CIVIL EN SIRIA

La ONU sospecha que los rebeldes sirios han usado armas químicas

"Disponemos de testimonios sobre la utilización de gas sarín por parte de los opositores", afirma la magistrada Carla del Ponte

Grupos rebeldes sirios pueden haber usado armas químicas, según la magistrada suiza Carla del Ponte, miembro de la comisión especial creada por las Naciones Unidas para investigar los crímenes perpetrados durante la actual guerra civil en Siria.

"Disponemos de testimonios sobre la utilización de armas químicas, en particular de gas sarín. No por parte del Gobierno, sino de los opositores", ha afirmado Del Ponte, según la agencia de noticias suiza ATS.

La exprocuradora general de Suiza, que también actuó como fiscal en los tribunales internacionales para la antigua Yugoslavia y Ruanda, formuló inicialmente esos comentarios en una entrevista con la Televisión Pública Suizo-Italiana.

En los últimos meses se han multiplicado las denuncias tanto de los grupos opositores armados como del régimen del presidente sirio, Bashar el Asad, sobre el uso de armas químicas por parte del bando contrario, pero sobre las cuales no se han obtenido evidencias irrefutables.

Entrada denegada

El Gobierno sirio hizo hace algunas semanas una acusación en ese sentido e invitó a las Naciones Unidas a enviar un equipo de especialistas para corroborarla, al cual niega hasta ahora el permiso para entrar en el país.

La razón es que el secretario general de la organización decidió que esos expertos no solo investigaran la denuncia de Asad, sino también la de los rebeldes contra su régimen y pudieran visitar distintos puntos del país.

Según Del Ponte, la comisión que integra todavía tiene mucho que investigar sobre el supuesto uso del gas sarín y no ha ofrecido más detalles sobre la información recogida hasta el momento.

Indagaciones

"Existen sospechas fuertes y concretas, pero todavía no hay pruebas incontestables", ha recalcado Del Ponte, que sostiene que los magistrados que conforman la comisión investigadora de la ONU, apoyados por un equipo de trabajo, deben todavía profundizar en sus indagaciones, verificarlas y confirmarlas mediante más testimonios.

El gas sarín es una substancia extremadamente tóxica, incluso en pequeñas dosis, y está considerado como un arma de destrucción masiva desde 1991 por las Naciones Unidas.

Informe en Ginebra

La comisión de la ONU debe presentar un nuevo informe sobre el avance de su trabajo en la próxima sesión del Consejo de Derechos Humanos, que tendrá lugar en Ginebra en junio.

En vista de que las autoridades sirias no permiten a sus miembros entrar en el país, gran parte de su investigación se basa en el trabajo que realizan en los países vecinos, incluida la obtención de testimonios entre refugiados, heridos, exsoldados y rebeldes, entre otras víctimas de la violencia armada.