Ir a contenido

REPETICIÓN DE LAS LEGISLATIVAS

Grecia decide hoy el futuro de Europa

Los griegos votan a su gobierno con la posibilidad de abandonar la Eurozona en la mesa

MONTSE MARTÍNEZ / Atenas

Grecia vota este domingo mucho más que su Gobierno. Las decisivas elecciones legislativas en el país heleno determinarán en gran medida el futuro inmediato de Europa, por lo que los mercados financieros de todo el mundo, tan asustadizos como volátiles, analizarán con lupa el desarrollo de la jornada electoral. Por primera vez en la historia de la Unión Europea, uno de sus miembros amenaza con romper la baraja de la moneda común.

Un total de 9,9 millones de griegos con derecho a voto están llamados a las urnas hoy despues de que los fragmentados resultados del pasado 6 de mayo -con un auge tanto de la izquierda radical de Syriza como de la ultraderecha Amanecer Dorado- impidieran formar Gobierno.

Con un histórico partido socialista, Pasok, en horas bajas, la apretada pugna se dirimirá entre el conservador Antonis Samaras de Nueva Democracia y el joven líder de la izquierda radical de Syriza, Alexis Tsipras. Mientras la derecha avala el duro paquete de ajustes impuestos por la troika -Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Central Europeo (BCE) y Comision Europea (CE)-, la izquierda de Tsipras plantea una flexibilización del memorando que asfixia económica y socialmente a los griegos. Los sondeos auguran una noche electoral de infarto con una ligerísima ventaja de los conservadores pero con un 10% todavía de indecisos.

A pesar de que los conservadores se esfuerzan en expandir la idea de que Syriza abocará a Grecia a la vuelta al dracma si logra la victoria por no querer cumplir los ajustes impuestos por Europa y, en consecuencia, perder su inyección financiera, lo cierto es que su líder, Alexis Tsipras, nunca se ha pronunciado en tal sentido. El único partido que aboga explicitamente por una salida de la Unión Europea es el de los comunistas del EKK.

Críticas a Merkel

Los griegos acuden a votar entre deprimidos, hastiados, encolerizados y esperanzados. Allá por donde se pregunta, los ciudadanos de a pie repiten sin cesar que están asfixiados y necesitan un respiro. Las cifras -reducción de salarios de 30% de media, paro del 22%- y el deterioro de las prestaciones sociales -aumento de las personas expulsadas del sistema de salud pública gratuita y la educación cada vez mas deficiente- explican este malestar generalizado. Maldicen a Alemania y a su cancillera, Angela Merkel, inflexible en sus exigencias no solo económicas sino de rehabilitación de un Estado fallido para que sea homologable a sus convecinos europeos.

El malestar y la necesidad, traducido en un aumento de la inseguridad, se ha adueñado de las calles céntricas de Atenas donde los inmigrantes, atacados cada vez más, están sirviendo de chivo expiatorio de todos los males. Un discurso que le está saliendo redondo a los ultraderechistas de Amanecer Dorado, que obtuvieron 21 diputados el pasado 6 de mayo, al erigirse en defensores de los maltrechos derechos de los griegos.

España, con un bono de deuda que roza el "bono basura", asiste con la respiración contenida al desenlace de la particular tragedia griega que se desató cuando su bono de deuda era similar al que ahora enfrenta el Gobierno de Rajoy.

0 Comentarios
cargando