ELECCIONES FRANCESAS

Marine Le Pen denuncia presiones para impedir su candidatura

Marine Le Pen.

Marine Le Pen.

1
Se lee en minutos
ELIANNE ROS
PARÍS

Pese a que los sondeos le otorgan entre el 17% y el 20% de intención de voto, Marine Le Pen no tiene asegurada su candidatura a las presidenciales francesas. La líder del ultraderechista Frente Nacional (FN) denunció ayer «presiones» del partido del Gobierno, la UMP, y del Partido Socialista a los alcaldes para impedir su participación en la carrera al Elíseo. En Francia, todo candidato a la presidencia de la República necesita un mínimo de 500 firmas de políticos elegidos por sufragio universal para ejercer un mandato.

Marine Le Pen sostiene que solo cuenta con 350 promesas de apadrinamiento. «Es una negación de la democracia», clamó. El plazo para presentar las candidaturas concluye el 16 de marzo y las firmas deben proceder de al menos 30 departamentos o territorios de ultramar. La lista de firmantes, que solo pueden apoyar a un aspirante, se hace pública. La presidenta del FN reclamó una revisión de este sistema, instituido en 1976 para evitar la multiplicación de candidaturas extravagantes. Hasta entonces, tan solo hacían falta 100 firmas.

Noticias relacionadas

Le Pen esgrimió una encuesta deLe Parisien, según la cual el 70% de los franceses desean que se presente, para acusar a socialistas y conservadores de censura. El rotativo publica ejemplos de alcaldes que confirman la existencia de presiones. «Fue un error que aún hoy lamento. Todo el mundo se me echó encima», declara Gérad Blache, alcalde de un pequeño pueblo que en las presidenciales del 2007 apadrinó al FN.

«Si tiene problemas es porque su discurso incomoda», aduce el secretario general de la UMP, Jean-François Copé. También hay otra razón inconfesada. La división del voto de la derecha podría perjudicar a Sarkozy, que se arriesga a que una subida del FN le impida ir a la segunda vuelta. Sería una repetición, a la inversa, del trauma del 2002, cuando el socialista Lionel Jospin fue derrotado por la ultraderecha.