ASFIXIA FINANCIERA

La Unesco congela sus programas por falta de fondos

Se lee en minutos

ELIANNE ROS
PARÍS

La Unesco empieza a pagar las consecuencias de haber contrariado a Estados Unidos con la adhesión de Palestina, la pasada semana, como miembro de pleno derecho. Washington ha cumplido su promesa de cerrar el grifo. «He suspendido la ejecución de nuestros programas durante este ejercicio de aquí a finales de año», se vio obligada a anunciar ayer la directora general de esta organización adscrita a la ONU, Irina Bokova.

Noticias relacionadas

La aportación de Estados Unidos representa el 22% del presupuesto de la Unesco, por lo que Bokova admitió que la situación de asfixia financiera es «extremadamente grave». El organismo se enfrenta a un déficit de tesorería de 65 millones de dólares, que es la suma que habría aportado Washington si no hubiera retirado su donación. El próximo 1 de enero este déficit alcanzará los 143 millones de dólares, por lo que la Unesco afrontará el período 2012-2013 sin ninguna reserva para su funcionamiento.

Bokova, que llamó a los estados a realizar sus contribuciones «lo antes posible», tendrá que aplicar «medidas radicales», que suponen una revisión global de la acción de la Unesco, desde las actividades a los viajes del personal, las publicaciones o los gastos de comunicación.